El Campamento Benítez y la fugacidad

En el cielo de la política los ministros son estrellas fugaces con una vida administrativa media bastante más pequeña que la de la mayoría de los concejales.

Esta fugacidad de su existencia política también provoca que el vulgo, es decir, nosotros, tengamos la memoria frágil a la hora de reconocerlos, circunstancia que se acrecienta cuando dejan el cargo. En este sentido, si se hiciera una encuesta entre los malagueños para averiguar qué ministro de Justicia dejó recientemente el cargo por unos tiros (de caza), la amnesia sería bastante generalizada.

La fugacidad de su ministerio, valga la redundancia, va en sintonía con las veloces visitas que realizan a las 50 provincias españolas. El pasado fin de semana le tocó Málaga al ministro de Fomento José Blanco, que participó en un mitin de su partido.

Enardecido por los militantes, Blanco demostró que incluso un ministro puede exhibir pobreterío intelectual y convertirse en un chabacano si es oportunamente jaleado por la masa.

Indirectas de mal gusto al jefe de la oposición aparte, nuestro ministro tuvo momentos de lucidez cuando anunció que Fomento se comprometería por fin a hacer un parque en el Campamento «de Benítez» (como el hombre es de fuera y está todo el día visitando pueblos y ciudades, perdonémosle la inclusión de la preposición).

La noticia es tranquilizadora a medias. Lo que tranquiliza es saber que los terrenos no volverán a ser propiedad del Ayuntamiento, una entidad con la que siempre se corre el riesgo de que en el último momento proporcione al campamento el uso más insospechado, que casi siempre es el que más réditos económicos le reporta.

En esta ciudad con bastante menos zonas verdes por habitante que lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, ¿quién nos dice que al final no incluiría una nueva «centralidad» de ladrillo en el parque para aprovechar tanto terreno inservible?

Lo que inquieta es que Blanco haya soltado ahora lo que muchos pensábamos que era una obviedad: que Fomento participaría en la construcción del parque en el que, en principio, se iba a levantar un Museo del Transporte y la Obra Pública, algo que el ministro se ha cuidado de no mencionar.

Hace sólo un par de años, el firmante estuvo en el despacho del organizador del futuro Museo del Transporte, dependiente de la ministra de Fomento Magdalena Álvarez. Los planos allí expuestos no dejaban lugar a dudas ni del parque ni del museo, dos ideas planteadas por la propia ministra hace cinco años.

Que Blanco confirme que pondrá dinero en una propuesta de su antecesora pero no diga nada del museo previsto sigue dejando al Campamento Benítez envuelto en la nebulosa de los últimos 15 años. La política es así de fugaz, o de fuguilla.

Lagunillas en la red

La asociación de vecinos de Lagunillas se estrena en internet con la página http://asociacionlagunillas.jimdo.com.

Comparte:
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • Print

Puede participar escribiendo su comentario a esta entrada o bien conectar con RSS y seguir cómodamente las futuras entradas de este Blog.

Comentarios

Señor Alfonso, en la nueva web, que usted anuncia, puede leerse un texto -de presentación- con tres falta de ortografía (en mayúsculas abajo). Si pudiera hacer usted algo para que la corrijan. Un saludo y gracias.

“Bienvenidos, somos la ASOCIACION lagunillas, Nos encontramos en pleno centro de MALÁGA (España) en nuestro barrio jugaron y crecieron como niños JENTES tan ilustres y famosos como pablo ruiz Picasso y Miguel de los reyes famoso cantador y gran persona.”

Señor Alfonso, en la nueva web, que usted anuncia, puede leerse un texto -de presentación- con tres falta de ortografía (en mayúsculas abajo). Si pudiera hacer usted algo para que lo corrijan. Un saludo y gracias.

“Bienvenidos, somos la ASOCIACION lagunillas, Nos encontramos en pleno centro de MALÁGA (España) en nuestro barrio jugaron y crecieron como niños JENTES tan ilustres y famosos como pablo ruiz Picasso y Miguel de los reyes famoso cantador y gran persona.”

Comentarios a esta entrada no permitidos