Pedro el andalucista

El PSOE andaluz ha trenzado una ejecutiva este fin de semana en Madrid de la que forman parte algunos invitados del resto de España. Pareciera que Andalucía es la única comunidad con un partido regionalista que se extiende más allá de sus fronteras. El número dos de Pedro Sánchez es un señor de La Rioja, que es una región fecunda y simpática, dotada como pocas para hacer brotar de su tierra excelentes caldos que ingeridos propicien la bonhomía e incluso la sociabilidad. César Luena parece el que en el grupo siempre se ofrece a ir a por los bocadillos. No parece que vaya a molestar mucho ni a pensar por su cuenta. Ya el tres es un baranda del PSOE sevillano, Antonio Pradas, que es como decir un baranda de verdad y fetén. En su escalón empieza el verdadero poder. Se echa en falta a Mario Jiménez, portavoz parlamentario en Andalucía, que parecía el llamado hace unos meses a ser el dueño de la llave de Ferraz. Ni está ni se le espera. A Jiménez le pasará como a esos empleados prometedores a los que el jefe siempre le dice tras una promoción interna de la que él no participa que no desespere, que le tiene algo bueno reservado. Y los años pasando. A Susana Díaz le aconsejaron no hace mucho que matara políticamente a Micaela Navarro, por jiennense y desleal. Navarro ha jugado en el partido a muchas cosas e incluso amagó con encabezar una suerte de contestación interna en el prólogo al susanismo. Algo ha pasado y algo ha cambiado. La han elevado al altar de la presidencia, un puesto honorífico que le permitirá un asiento en primera fila en Rodiezmo, fresas gratis el día del militante en Aranjuez y destacados pies de foto en los semanarios comarcales. Navarro es honesta y ha sido una luchadora coherente por los derechos de las minorías toda su vida. Vamos, que ya le podrían haber dado un escaño en el Senado. Ocho miembros andaluces en una dirección menor que la anterior, donde tenían seis. Málaga reforzada y bien representada. El cabreo en el socialismo asturiano es brutal, luego de la humillación a Javier Fernández, presidente del Principado. No se entiende muy bien que teniendo ese poder institucional no entre en esa ejecutiva precisamente de barones. El día a día del partido lo van a hacer Sánchez, Susana y Pradas, tal vez con el concurso de Carmen Montón, con Micaela de adorno y el riojano sirviendo unos chatos. Al fondo hay barones, que rima con jarrones; unos madinitas a los que ignorar y varias figuras pujantes que quizás sí tengan algo que aportar junto a una equilibrada mezcla de prometedores políticos y ganapanes. Aunque da un poco igual. Todo el foco es para Sánchez. Ayer ya empezó a pisar moqueta.

Comments Off

Tú a Bristol, yo al andén

Caos en el Cercanías de la Costa del Sol. Faltan maquinistas, hay una huelga medio encubierta, los trenes circulan más lentos y con menos frecuencia, la gente se agolpa y desespera en las estaciones, llegan tarde a la playa o a una cita amorosa o con el médico o con su director de banco. Cuando en Cataluña fallaba el Cercanías, acuérdense, es que todo era un compló un no entender el hecho diferencial, un agravio, una ministra incompetente. Pero falla en la Costa del Sol y nadie dice nada. Sobre todo aquí. Docilidad marca de la casa. En pleno julio maltratamos al turista y los inútiles altos directivos nacionales de Renfe, que gana billetes a espuertas con esta línea, en vez de mimarla optan por empeorar el servicio y encutrecerlo. En una de las mejores y más concurridas zonas turísticas de este país. Tal vez mientras usted lee este artículo haya un señor de Noruega que lleva cincuenta minutos esperando un tren (por lo demás puntual, rápido y limpio) cuando le habían dicho en una guía que pasaba cada veinte. Llega el tren y viene imposible. Hay una vieja a hombros de un señor de Móstoles y un asiento está ocupado por seis niños. El noruego piensa lo que se piensa de un país donde los trenes son impuntuales: esto está subdesarrollado. Nadie va a explicarle que en enero funciona el Cercanías de la Costa del Sol de una forma exquisita y sublime, prestando un servicio impagable. Bueno, mejor dicho, pagable, dado que el billete es carillo pero aún para eso pese a la porquería de nómina que se estila por estos lares, tenemos. Según los sindicatos el problema se arreglaría con la contratación de diez maquinistas. En España hay 500 en espera de destino que han realizado los cursos en Madrid impartidos por la propia Renfe y que cuestan 20.000 trompos. Con esa cantidad no han comprado un empleo ni un futuro ni un puesto de trabajo. Han comprado un lugar en una  lista de (¿vana?) espera. En lo que tarda en pasar algún Cercanías da tiempo a leer ‘Tempestades de acero’ de Ernest Junger. Durante lo que se espera en algún andén da tiempo a que se te rompa el matrimonio o a intimar con una astrohúngara, tener con ella un hijo y mandarlo a Bristol a estudiar genética. Vuelve el niño hecho un genetista y estás tú allí esperando para llegar a Fuengirola desde Los Álamos o Guadalmedina. Lo saludas con el bastón y la barba blanca. No falta quien denuncia que todo es una maniobra estudiada para ir desprestigiando a Renfe y así poder privatizarla mejor. No es descartable. Ojalá lea usted este artículo sentado cómoda y fresquitamente en el Cercanías que ha llegado puntual. Ojalá vaya usted camino del aeropuerto a un lejano y cautivante destino donde al inicio de su jornada la gran preocupación sea elegir entre playa o piscina, carne o pescado. Lea ‘Tempestades de acero’, transportese por sus propios pasos y procure no cavilar sobre lo inútil de demasiados afanes.

Sánchez toma gazpacho

A la hora de redactar estas líneas, Susana Díaz y Pedro Sánchez almuerzan en Madrid. Según informan fuentes dignas de poco crédito, Díaz ha impuesto el gazpacho andaluz como entrante. Que almuercen o se reúnan es normal. Que se filtre a la prensa es toda una señal. El almuerzo es el mensaje. Uno no se sienta a comer con cualquiera. La conclusión es fácil: están haciendo la ejecutiva. Luego lo negarán. La composición de la ejecutiva se sabrá a lo largo de hoy viernes seguramente. Y mañana empieza el congreso. Cuando a Díaz y Sánchez les pregunten si entre plato y plato han elegido a quiénes irán en la cúpula dirán que no. Puede que, como al marido o esposa pillado en falta, hasta griten ‘no, no, puedo explicarlo. No es lo que parece’….  Pero las cosas a veces son lo que parecen: si tiene cuatro patas y ladra es un perro. Si Susana Díaz y Pedro Sánchez almuerzan en día tan señalado no será para hablar de las virtudes de incluir la papaya en la dieta diaria. De otro lado, es legítimo que tomen gazpacho con estos calores. Es decir, que se encuentren en Ferrraz y paran a su gusto lo que ha de ser el PSOE. No en vano tienen el poder.  Hasta qué momento y lugar acceda Sánchez a tantas concesiones al PSOE andaluz es lo que está por ver. El guapo diputado está a punto de ser secretario general y ya a un secretario general no se le puede imponer el gazpacho y a lo mejor el hombre quiere también -para un mejor avance electoral- introducir la cuota del marmitako vasco o la sopa castellana o el arroz a la valenciana. Sin olvidar la necesaria butifarra catalana, que aunque dé dolores de cabeza es tierna y entrañable y entra bien en combinación con hogaza de pan y tintorro. De otro lado, si los almuerzos son importantes, no hay que olvidarse de las cenas. Ni del desayuno de hoy. Díaz está en todas las salsas apetecibles y sus jornadas basculan entre un acto popular, una comparecencia solemne, un poco de Parlamento y al menos un día a la semana, madriles, donde da una entrevista a un medio nacional y luego se planta en Ferraz. Cualquier día se confunde, va por Serrano o la Gran Vía y pregunta a uno de sus consejeros que por qué no ve el logo de la Junta por ninguna parte y hay que aclararle que está fuera de Andalucía. Desde el PSOE andaluz se remarca que a Sánchez no se le van a imponer cuotas. Eso se lo dirán a todos, puede pensar Sánchez, del que dicen las agencia que llegó a la sede socialista a las 14 horas y con gafas de sol. O sea, a falta de información, el redactor de turno optó por un detalle que a otros pareciera menor, las gafas, pero que daría para un artículo, en plan lo están deslumbrando, o así.

Comments Off

Sonría hombre, que va una foto

Se acercan las elecciones municipales y los alcaldes estrujan a sus asesores para que culminen proyectos o los inventen. El que más y el que menos anda ya con el calendario en la mano por ver cómo va colocando inauguraciones entre final y principios de año, justo hasta que la ley electoral lo permita. Floreceran así por todo el territorio nacional rotondas y lucirán bordillos relucientes, se abrirán calles y museos, centros cívicos y pabellones deportivos. Centros de interpretación del Vino o el Ajoporro, arcos triunfales, parterres, auditorios, pistas de pádel, hogares del jubilado, guarderías municipales, aparcamientos subterráneos, bulevares y toda una suerte de pequeñas o grandes infraestructuras o equipamientos para los que ahora sí hay dinero o que han sido hábilmente programados para irse construyendo en el último año de mandato. La España toda recibe un impulso inusitado ya desde Cánovas y Sagasta cada vez que se acercan comicios. Las empresas no se frotan las manos, se frotan los balances. Lo bueno es que se hacen algunos contratos e incluso las nunca bien ponderadas empresas de sondeos electorales, asesoramiento político y de márketing electoral experimentan un auge y sus directivos se ven obligados a comprar lustrosas corbatas de marca para ofrecer una mejor imagen delante del concejalete de turno que tiene potestad para contratar sus servicios. O sea, de rebote la industria textil (además, hay que comprar trajes para las inauguraciones) también se ve beneficiada. No es de extrañar que las patronales de muy diversos sectores se abonen a la tesis de que se deberían celebrarse municipales cada año. No olvidemos tampoco que los alcaldes tienen en esta ocasión un acicate extra para emplearse a fondo en inaugurar e inaugurar: el miedo a Podemos. Las corporaciones de toda España se irán de veraneo más o menos tiempo pero conscientes de que el curso político va a ser corto y que en mayo se despacha ya la campaña y son las elecciones. Si el primer año es para aterrizar, el segundo para las decisiones impopulares, el tercero para colocar a los amigos o plantear una reforma electoral a tu conveniencia, está claro que el cuarto es para acabar proyectos e inaugurarlos. Los fabricantes de cinta para cortar con tijera fabrican a toda mecha. Las oposiciones se afilan criticando a los regidores y tratan de poner pegas a los proyectos que van cuajando en el mandato. Tenga cuidado no le vaya a salir un Parque o un Pompidou o un Hermitage, Louvre o MOMA en el asiento de atrás del coche o en el cuarto de baño o en el parque infantil de enfrente. Si se da el caso, sonría, hombre, y salga guapetón en la foto.

Comments Off

Marbella, capital gastronómica

Antes los niños querían ser policías, detectives, futbolistas, tal vez médicos. Ahora usted le pregunta a un niño qué quiere ser y responde: yo, cocinero. Claro, lo malo es que lo mandas a freir unas croquetas y arma un cirio. Cocineros. Es que enciendes la tele y hay un cocinero preparando un salmorejo, cambias de canal y hay otro condimentando una lubina. Bueno, es mejor que antes, que sólo emitían culebrones. O mucho mejor que mucho antes, que todo eran concursos. Los cocineros son dioses, gurús, socorridos para entrevistar, destilan esa atractiva mixtura entre artesanos y artistas, ejercen un oficio sofisticado que al mismo tiempo es de toda la vida. Tienen magnetismo, hablan bien e incluso la mayoría de ellos prepara platos si no para chuparse los dedos sí para gozar del comer, sin duda el segundo gran placer de la vida. También son  un poco psiquiatras: estás deprimido y nada levanta más el ánimo que te prepare, quien sabe, un gazpacho casero, unas sardinas espetadas y un buen pescaíto frito emparentado con un buen vino. Si no estamos muy mijitas también nos sirve un chuletón de buey con habas y helado de turrón de postre. La cocina es una industria. Y España es puntera en ella. Antes decían cocina y pensábamos en Francia. Ahora podemos pensar en el bar de la esquina. Se sigue despachando mucha porquería y también hay no poco timo, pero ya hemos logrado que la guía Michelin se presente en Marbella, que no es poca cosa. El 19 de noviembre en Los Monteros. El impacto que va a generar en la ciudad es de aúpa, millones de euros dicen. Cocineros de todas las latitudes, pero sobre todo de las latitudes donde se cocina y come bien, Andalucía, Euskadi, Cataluña, Galicia, la propia Francia, etc., etc. van a venir al evento. No se espera que pasen hambre. Sí que la gastronomía local se promocione. Y la ciudad. En Marbella siempre se ha comido bien y ha existido buenos restaurantes. De hecho, la gastronomía es un gran incentivo y, como dicen los cursis, todo un segmento turístico. La guía Michelin tiene 104 años de historia y normalmente presentaba sus ediciones y estrellas en grandes ciudades. Nunca Andalucía había acogido acto semejante. Los responsables del restaurante El Lago y la agencia Oak Power con la ayuda de Dani García han sido los conseguidores de este evento. No sabemos cómo habrán digerido otras ciudades no ser la sede de la presentación. No es plato de gusto perder. Tampoco ser segundo plato es agradable. Con estas cosas fomentamos aún más las vocaciones para ese gran oficio: hacer arte con la simple necesidad de comer.

Comments Off