Año movidito el que se va

No puede decirse que 2008 no haya sido un año movidito en el campo de la política. Elecciones generales y autonómicas, congresos en las formaciones y cambios de líderes. En los comicios autonómicos, allá por marzo, aunque parezca que ha transcurrido un siglo, los socialistas cosecharon una preocupante derrota frente al PP en la provincia. Sólo en Almería ocurió la misma cosa. El PSOE provincial tiene un problema de mensaje. Sí, porque el electorado ‘compra’ las tesis de Zapatero, pero no las de la Junta, que además a lo largo del año, a causa de cuestiones como el megahospital o los intentos de trasladar la Cuenca Mediterránea se está labrando una imagen centralista muy perniciosa en Málaga. Los votos se le fugan al PSOE en Málaga por ese flanco a velocidad de vértigo y a ello ayuda (sin menoscabo de que haya que reclamar en firme  lo que es nuestro) cierto mensaje provinciano de la derecha. Tras las elecciones vinieron los congresos. El esforzado Miguel Ángel Heredia, diputado, fue elegido secretario provincial, se impuso una nueva mayoría política y la consecuencia fue la remodelación del Gobierno de la Diputación, donde anidaban algunos críticos y varios ceses de delegados. De hecho, hasta hace poco ha durado la remodelación de la estructura de la Junta en Málaga para que estuviera acorde con el proyecto de los nuevos dirigentes socialistas. En el PP celebraron un congreso al que todo llegó atado. La inopinada renuncia de Joaquín Ramírez tras las maniobras de Arenas, que toca lo que funciona y no toca otros ‘pepés’ andaluces que no ganan unas elecciones ni para atrás, hizo emerger a Elías Bendodo, que arrasó en el cónclave de los populares y aupó a una generación que va de los treinta a los cuarenta y pocos y que se forjara políticamente en Nuevas Generaciones. En IU, sin que abandonaran su proyecto político favorito, la división, revalidó en la coordinación general José Antonio Castro, parlamentario andaluz. Un año de cambios, de retoques, de congresos y cábalas, nombramientos y ‘limpiezas étnicas’. Un año prólogo de otro, 2009, en el que la agenda política marca el entretenimiento menor de las europeas (y sin embargo interesantes) y la distracción que proporcionen las disputas en la periferia (elecciones en Euskadi y Galicia). Del resultado de esos lances electorales, en combinación con la evolución de la crisis, pueden salir a finales de 2009 desde una dimisión de Rajoy hasta unas elecciones anticipadas, pasando por una calma chicha producto de lo que pudiera interpretarse como empate. En Málaga, el macrohospital, la fusión de Unicaja y Cajasol (el PSOE local trabaja en contrarrestar que el PP no traduzca en corriente de simpatía a favor el desagradable presentimiento de dónde estará la sede), la evolución de las obras del metro, la elección del coordinador del PSOE para Málaga capital o varias conferencias políticas de PP y PSOE marcarán la actualidad. Eso sí, contando siempre con lo más previsible: lo inesperado.

Puede participar escribiendo su comentario a esta entrada o bien conectar con RSS y seguir cómodamente las futuras entradas de este Blog.

Comentarios

Buenos dias sr. de Loma me parece que se ha “olvidado” decir algo sobre el PA aunque sea un “partidito” pero estamos

FELIZ AÑO 2009

Comentarios a esta entrada no permitidos