Es que tenemos cachorritos

En mi Facultad de Ciencias de la Educación, durante dos meses, el periódico El País, hace campaña repartiendo ejemplares gratuitos a quien desee recibirlos. Diariamente veo a una simpática jovencita detrás de varios montones de periódicos. Ella va entregando a quien se acerca un ejemplar (o más si se le pide).

Y se queda de piedra al escuchar la respuesta de estas lectoras fallidas: Es que nosotras tenemos cachorritos…

Me sorprendía ver que los montones, después de varias horas, mantenían casi su altura inicial. Me acerqué espoleado por la curiosidad y, después de los saludos de rigor, pregunté a la hermosa joven que reinaba detrás de la montaña de papel impreso:

- ¿Cuántos ejemplares traes cada mañana?
Contó los 30 bloques, dijo que había 25 ejemplares en cada uno e inmediatamente me dio la respuesta:
- Exactamente 750.
- ¿Los repartes todos?
- No, qué va. Mas o menos la mitad.
- ¿Sucede lo mismo en todas las Facultades?
- Sí, incluso en la de periodismo.
- ¿Lo saben los responsables del periódico?
- Pues sí, lo saben, pero no les interesa traer menos, a pesar de que no se repartan, porque reciben subvenciones según el número de ejemplares que se traen.

Le di las gracias por su trabajo y por su información. Me dijo que era Licenciada en Bellas Artes (¡cómo está el país, Señor!). La compadecí. Y me fui preocupado por el nivel de lectura de nuestros estudiantes universitarios. No me fui defraudado por ellos sino por nosotros y nosotras, sus docentes. ¿Qué hacemos (o dejamos de hacer) para que no estén interesados por la lectura? ¿Qué decimos (o dejamos de decir) pasa que no están preocupados por la actualidad? Tendríamos una respuesta clarísima si de los profesores y profesoras que pasan por el hall muchos no se acercasen al punto de reparto. Quiero pensar que no es así.

Me preocupa mucho la desafección respecto a la lectura. Como dice sagazmente Manuel Alcántara: “Cuando alguien nos dice que no lee, bien podría ahorrare la confidencia”.

En el edificio donde se reparte gratuitamente El País hay más de seis mil alumnos y alumnas pertenecientes a dos Facultades: la de Ciencias de la Educación y la de Psicología. Cuando veo los montones de periódicos que sobran cada día no puedo por menos de pensar que el interés por la lectura es muy escaso.

Con las personas pasa como con los cerdos (perdón): según lo que comen así es la calidad del jamón. Es decir, que según lo que se lee, así estará llena de ideas la mente.

No recuerdo en qué película, una belleza femenina tan despampanante como inculta decía alardeando de que leía el periódico de vez en cuando:

- Yo leo el periódico espasmódicamente.

No era de extrañar.

Me devano los sesos preguntándome por las formas eficaces de despertar el amor a la lectura, la pasión por la lectura. No creo que la causa sea el tipo de periódico que se distribuye. Estoy convencido de que pasaría lo mismo si se repartiesen El Mundo, ABC, La Razón, Público o La Vanguardia…

Claro, que aumentaría la difusión si el contenido del periódico fuese objeto de examen. Y eso me preocupa porque significaría que solo se lee aquello que va a ser objeto de examen, pero no aquello que realmente interesa.

Le comento mi preocupación a mi querida compañera y amiga Lola Alcántara. Y ella, con su perspicacia a la vez congénita y aprendida, agranda la herida de mi preocupación. Me cuenta que, al recoger el periódico, vio a dos alumnas que, a su lado, pedían su ejemplar. Ella muestra su satisfacción y les dice:

- Qué bien que haya estudiantes interesadas por leer.

Y se queda de piedra al escuchar la respuesta de estas lectoras fallidas:

- Es que nosotras tenemos un cachorrito…

Es decir que los periódicos que solicitaban no estaban destinados a alimentar sus mentes con noticias y reflexiones sino a contener los excrementos de su cachorro. ¿Por qué no leen ni gratis? No es por falta de tiempo porque por allí deambulaban muchos estudiantes y charlaban sentados en los bancos o en la cafetería. Es, de forma inequívoca, por falta de interés. Y siempre que esto sucede vuelvo la mirada hacia la educación. A los padres y madres. A los educadores y educadoras.

Puede ser que no nos vean suficientemente aficionados a la lectura a los adultos. Si nosotros no leemos, si a nosotros no nos apasiona la lectura, no podemos inculcar esa afición. Porque nadie da lo que no tiene.

Puede ser que no hayamos sabido despertar el interés por la lectura, que no hayamos sido capaces de impulsar estrategias adecuadas para que surja de forma poderosa esa absorbente ilusión. Dice Azorín: “Las lecturas que se hacen para saber no son, en realidad, lecturas. Las buenas, las fecundas, las placenteras son las que se hacen sin pensar que vamos a instruirnos”. Bruno Betlelheim y Karen Zelann, en su excelente libro “Aprender a leer”, dicen: “Nuestra tesis es que el aprendizaje –especialmente el de la lectura- debe dar al niño la impresión de que a través de él se abrirán nuevos mundos a su mente y a su imaginación. Y eso no resultaría difícil si enseñásemos a leer de otra manera”.

Puede ser que la era de lo digital haya mermado el interés por la lectura en soporte de papel. Pero no creo que quienes desprecian los ejemplares del periódico se asomen luego a la edición digital cuando lleguen a sus casas.

Pienso también en la posible causa de que la lectura requiere más esfuerzo de concentración que la simple contemplación de imágenes fijas o en movimiento. Vivimos en la era de la distracción. Estamos dominados por el síndrome del picaflor. El picaflor es un diminuto pajarito que vuela de flor en flor extrayendo su néctar, pero sin posarse jamás en ninguna.

¿Qué hacer?

Pues, en primer lugar, los adultos tenemos que disfrutar con la lectura, hay empezar por apasionarse con la lectura. Porque si nosotros no leemos, si nosotros los padres y profesores no tenemos interés por los libros, es imposible que los niños se aficionen a la lectura.

Dice Fernando Savater en su libro “Mira por dónde”: “Ninguna madre tiene derecho a quejarse de que sus hijos nunca lean o lean a regañadientes si ella no ha sido capaz de leerles de vez en cuando como tú me leías a mí… incluso mucho después de que ya supiese leer perfectamente, solo por darme gusto”.

Mi admirado y querido amigo Paco Abril ha tenido la gentileza de pedirme un prólogo para su estupendo libro “Los dones de los cuentos”. Uno de los dones de los que habla es el don del deseo de leer. Dice: “Leer es acceder al inmenso caudal de sutiles conocimientos acumulados desde la invención de la escritura, es conseguir establecer complicadas conexiones entre las neuronas de nuestros cerebros creando senderos insólitos de percepción y comprensión; es navegar de una lado a otro por océanos de papel impreso que amplían sin cesar nuestros horizontes”.

Emily Dickinson dice que “no hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas”. Me preocupa que nuestros estudiantes no quieran embarcarse en esta empresa maravillosa, ni siquiera de forma gratuita. Me preocupa que esas dos alumnas (y tantas otras) solo quieran el papel impreso para hacer la cama a sus cachorritos.

Puede participar escribiendo su comentario a esta entrada o bien conectar con RSS y seguir cómodamente las futuras entradas de este Blog.

Comentarios

[...] En mi Facultad de Ciencias de la Educación, durante dos meses, el periódico El País, hace campaña repartiendo ejemplares gratuitos a quien desee  [...]

Querido amigo y maestro:

Muchas gracias por la lectura que nos regalas en tu columna (y blog) cada semana (hoy un día antes de lo habitual).

Un fuerte abrazo, MÁS.

Saludos a todos/as.

Querido Juan Miguel:
He escrito hoy, viernes, porque el sábado no hay periódico. Y como el artículo del blog sale también en papel, he preferido adelantarlo al viernes en lugar de retrasarlo al domingo.
No sé si el lector o lectora sabe que hay dos días al año en que no sale la prensa escrita: sábado santo y d 25 de diciembre.
Un cordial saludo y felices vacaciones.
MAS

Pues imagínese, estimado profesor, qué no pasará cuando lo que uno recomienda leer, como es el caso ahora, no sea ya un periódico sino un libro (¡magnífico, por cierto!) de cerca de 850 páginas.
La autora, que fue profesora de la UMA y por lo tanto posible colega suya durante un tiempo, Maillard Chantal, ¡cómo y de qué manera invita a leer y a pensar!
Creo que pese a todo, hay aún “zonas de esperanza” en nuestros actuales ámbitos sociales, universitarios o no, obreros o no… Miremos a esas zonas.
Gracias por sus artículos y reflexiones.

[...] En mi Facultad de Ciencias de la Educación, durante dos meses, el periódico El País, hace campaña repartiendo ejemplares gratuitos a quien desee  [...]

En mi opinión creo que el habito de la lectura en nuestro país es una verdadera realidad muy preocupante, ya que esta en nuestras manos como futuros docentes el inculcar este habito de la lectura, la comparación que se hace en cuanto a lo que comen los cerdos es la calidad del jamón, así pasa con las presentes y futuras generaciones, ya que a partir de la lectura se forman las mentes mas abiertas, criticas, atrevidas y acumulando todo ello se forman personas mas capaces y un país mejor. Sin embargo creo que en la actualidad las personas han entrado en una fase de conformismo, tal vez por las nuevas tecnologías o tal vez por solo quedarnos rezagados, además de que muchas veces comunicamos que no leemos hasta con orgullo o en forma de chiste, pero nunca nos ponemos a reflexionar que seria mejor comunicar de la forma que fuera el que estamos terminando de leer un libro, creo que esta en nosotros cambiar el rumbo de nuestro país.

Esta reflexión nos hace ver la realidad que existe en nuestro país (México), la poca cultura que existe debido a la falta de lectura, ya que día con día se va perdiendo el interés hacia un libro, una revista educativa, etc. ya que las nuevas generaciones prefieren agarrar un videojuego todo el día que leer un libro media hora….creo que todos deberíamos de hacer conciencia y comenzar a leer por lo menos una hora al día y así hacer que los niños se interesen en leer y poder cambiar un poco esa cultura tan mal que tenemos.

sin duda alguna el docente y el padre de familia deben crear una consiencia propia respecto a que le quieren transmitir a sus educando e hijos respectivamente, el interes por la lectura es primordial para crear mentes mas abiertas y creadoras. La lectura nos hace mas cultos pero desafortunadamente el interes hacia ella no se ha fomentado adecuadamente, es el docente y el padre de familia el modelo a seguir para el alumno y su ellos son malos y desinteresados lectores que podemos esperar.
UPN
Sexto Semestre
N.l:31

Es sorprendente ver como el interés por algo tan maravilloso como lo es la lectura, qué, como lo menciona el autor es algo que nos permite trasladarnos a otros lugares, crear mentes abiertas y cultas,se este perdiendo cada vez más. Pero resulta aún más grave que los docentes no pongan en práctica estrategias de solución a este problema y que los padres de familia no estimulen a sus pequeños a amar la lectura; El despertar el interés por la lectura implica un trabajo en equipo arduo entre docentes,padres de familia y el mismo educando.
Universidad Pedagogica Nacional
Sexto Semestre
N.L:28

Gracias por hacerme siempre partícipe de tu texto (¿de quién es lo escrito, del escritor o del lector?). Quizás por ahí haya una rendija optimista: quizás si les damos oportunidad de ser partícipes del texto cambien algunos de sus contextos. Pero es difícil porque tenemos un sentido de la propaiedad tan profundo que les impedimos que entren en lo nuestro. ¡No lo sé y me preocupa tanto como a ti!

La lectura nos enriquece mentalmente. Cierto que el ver una película exige menos esfuerzo mental que la lectura, pero con la lectura se va montando la propia película donde uno puede detenerla, corregirla, ampliar la, abrir nuevos caminos a la imaginación.
Todo libro tiene algo aprovechable, o más bien mucho, como el artículo que acabo de leer.
Creo que con frecuencia lo complicado, entre el cúmulo de libros que inundan nuestras librerías, es encontrar aquel libro que te enganche y estimule. En este blog, más de una vez, se nos han ofrecido esos libros que han sido apasionantes para sus lectores.
Un cariñoso saludo para el autor de este hermoso artículo y para sus lectores.

Querido Maestro!
Siempre me han gustado los libros y mi afición a ellos se los
he inculcado a mis hijos,sobre todo a el mayor que le encantaba leer y tengo aún numerosas colecciones de ejemplares de libros para todas las edades.
Mi interés es tal que el pasado 12 de abril, fue el segundo cumpleaños de mi nietecita y por supuesto le regalé un libro de cuentos.Se llama “cuentos en cinco minutos”, son pequeños relatos que no tardas más de cinco minutos en leerlo.
Por algo se empieza dedicarles sólo cinco minutos y leerle un precioso cuento.Mi pena es que no estoy cerca de ella, me separan algunos kilómetros,pero pongo mi grano de arena para que sea una futura lectora y tengo un buen desarrollo personal y emocional.”Amor de abuela”.
Gracias por su comentario ya que me resulta interesante leerle siempre.
Sin más me despido con un cordial y afectuoso saludo.

[...] “ En mi Facultad de Ciencias de la Educación, durante dos meses, el periódico El País, hace campaña repartiendo ejemplares gratuitos a quien desee”  [...]

Sin duda es una cuestión que debe hacer reflexionar a los padres y a los docentes, pero también a los estudiantes. ¿Qué estamos haciendo mal?

Creo que la causa de que el periódico ya no se lea tanto es que preferimos ver el telediario ya que es mucho más cómodo. También los recursos digitales. Porque aunque no entremos diariamente a la pagina web de los periódicos estamos informados a través de las redes sociales.

El problema ya no es sólo la lectura del periódico, sino el no disfrutar del placer de leer un buen libro. Y lo que es más grave, si los estudiantes universitarios no están motivados por la lectura ¿cómo van a formarse? ¿cómo van a investigar y a innovar?

Gracias por invitarnos a reflexionar. Un saludo.

Cada mañana en el autobús que me lleva a la Facultad de Educación en la que curso los estudios de Pedagogía, me dedico a observar a los compañeros de trayecto, y no puedo evitar pensar en que realmente no somos dueños de nuestra propia atención… Como refiere el filósofo Byung-Chul Han en su libro “La sociedad del Cansancio”, la administración del tiempo y la atención no han evolucionado con las tecnologías, todo lo contrario han sufrido una regresión llamada multitasking, una técnica de atención imprescindible para la supervivencia en la selva, atención superficial parecida a un estado de vigilancia. La hiperatención provoca una percepción fragmentada, dispersa, en una búsqueda constante de cambio de foco, en distintas tareas, procesos; o simplemente en atender las entradas y respuestas del whatsapp, las fotos y comentarios del Instagram o del Facebook. Algunos pocos portan lectores de libros digitales, y los demás sólo llevan o llevamos los teléfonos móviles.

Como estudiante puedo decir que se estudia lo justo y necesario, es decir, las diapositivas que el profesor sube al aula virtual, y que normalmente no atienden a la primera exigencia de una presentación correcta en power point, es decir, contienen una gran cantidad de texto. No se nos invita a lecturas, ni demasiadas reflexiones o relaciones, las cuales, por otra parte, no son necesarias para responder exámenes test, así que para que buscar libros y ampliaciones. Es evidente que toda la culpa no es del profesorado, pero sí en gran medida con programas tan ajustados, inflexibles y que sólo buscan cumplir con lo recogido en las guías docentes… así que resulta simpático escuchar las disertaciones críticas de los profesores de Universidad respecto a la labor de los profesores de Secundaria, cuando prácticamente vienen a hacer lo mismo.

Respecto a ¿qué se puede hacer? Es claro que el ejemplo podría ser una buena manera, pero también los jóvenes rechazan lo que proponen sus progenitores o mentores. Al gusto por la cultura, el arte, y la lectura se llega tras recorrer un camino, en el que, desde luego, padres y profesores deben intentar sembrar con amor, dedicación y ejemplo, pero parece ser muy poco en esta sociedad hiperconectada y llena de estímulos contrarios. Respecto a la frase de Savater, “ninguna madre…”, debería incluir también a los padres, porque también se preocupan por la escasa lectura de los hijos. ¿No era su padre, el que le leía los versos de Rubén Darío? Y que frase tan bonita.. en fin, siempre en los idealismos, porque ¿qué padre lee Ruben Darío o cualquier otro poeta a sus hijos, en la lucha cotidiana de horarios, deberes y obligaciones? Los niños de hoy están interesados en los videojuegos, bastante más placenteros y que incentivan a seguir… queda mucho por reflexionar, por debatir, por buscar, pero dejémonos de frases hermosas, ideales… porque la realidad está ahí, y se nos devora.

Hoy no toleramos el hastío, ni padres ni hijos, en esta sociedad del positivismo permanente. Para el disfrute de la lectura es necesaria una atención profunda y una capacidad para la contemplación, a la que no se puede acceder desde la hiperatención.

El camino parece difícil…

leer, es tan importante poner en practica esta simple palabra. yo me pregunto que hacer con estas nuevas generaciones para motivirlos y tengan ese habito por la lectura? como explicarles que es importante para tener mentes habiertas, para hacerte culto etc.? sin duda alguna es un tarea fuerte para los docente y futuros docens para con sus alumnos pero no solo de ellos si no de todos aquellos que estan involucrados con los alumnos como los padres de familia. es algo dificil pero no imposible asi que con el trabajo de todoa en conjunto podremos tener mejores resultado haciendo que el alumno practique el ambito por el alumno.

Leer, es tan importante poner en práctica esta simple palabra. yo me pregunto qué hacer con estas nuevas generaciones para motivarlos y tengan ese ámbito por la lectura? como explicarles que es importante para tener mentes abiertas, para hacerte culto etc.? sin duda alguna es un tarea fuerte para los docente y futuros docentes para con sus alumnos pero no solo de ellos sino de todos aquellos que están involucrados con los alumnos como los padres de familia. es algo difícil pero no imposible así que con el trabajo de todos en conjunto podremos tener mejores resultado haciendo que el alumno practique el ámbito por el alumno.

La lectura es casi inexistente en los jóvenes. En la educación secundaria los profesores obligan a los alumnos a leer un libro cada trimestre porque después tendrán un examen sobre lo que hayan leído. Y en la universidad como no se obliga a eso, solamente se lee lo justo y necesario que se necesite para un examen. Por eso los jóvenes universitarios no leen periódicos, y los que si leen es porque están acostumbrados a hacerlo o es que les interesa algo que hayan publicado.

me encanto esta reflexión y es que me impacto como el autor compara a los estudiantes con los cerdos y por mas difícil que sea es aceptarlo es verdad, la forma en que hablamos incluso en como nos expresamos es lo que tenemos dentro lo que leemos lo que aprendemos con la experiencia. pero si no leemos que es lo que puede salir de nuestra boca, para poder hablar con calidad debemos tener un amplio vocabulario pero este no se logra solo debemos leer, así como también al escribir los universitarios tenemos muchas faltas de ortografía también por la falta de lectura, opino que si queremos ser pedagogos y pensamos como motivar a los alumnos a leer empecemos por nosotros primero.

Leer es una tarea fascinante. ¿Cómo puede haber estudiantes que la consideren aburrida? Algo falla en la enseñanza.
Saludos a todos.

El amor por la lectura se debe inculcar desde casa y desde luego en la escuela, pienso que como docentes el conocer los intereses de nuestros estudiantes puede ser útil para generar en ellos la lectura de un tema que sea de su interés y así ir fomentando poco a poco este habito.

una realidad que las personas estamos viviendo lejos de contribuir a la mejora y superacion tanto personal como de nuestro propio pais, se ignora a la persona que te da un periodico muy pocas personas adquieren o leen libros por iniciativa propia. lo cierto es que somos los encargados de formarnos como personas y como profesionales.

las personas estamos viviendo esta realidad que lejos de contribuir a la mejora y superacion tanto personal como de nuestro propio pais, se ignora a la persona que te da un periodico muy pocas personas adquieren o leen libros por iniciativa propia. lo cierto es que somos los encargados de formarnos como personas y como profesionales.

las personas estamos viviendo una realidad que lejos de contribuir a la mejora y superacion tanto personal como de nuestro propio pais, se ignora a la persona que te da un periodico muy pocas personas adquieren o leen libros por iniciativa propia. lo cierto es que somos los encargados de formarnos como personas y como profesionales.

Es importante que desde pequeños a los niños se les fomente el hábito por la lectura,el mejor ejemplo es el que reciben de los padres, ya que son ellos lo que conviven más con el niño, además de que se debe de continuar en la escuela ya que es el segundo hogar del niño, por lo que es un trabajo que se debe dar tanto por los padre y el docente, ya que la lectura permite descubrir nuevos mundos, además de adquirir nuevo conocimientos.

Trato de aprender cada día algo nuevo,me gusta preguntarme al fin del día: ¿Qué aprendí hoy? La lectura es una de las herramientas más importante para aprender cosas nuevas. Trato de transmitir mi amor por la lectura a mis alumnos, tanto como lo he hecho con cada uno de mis hijos desde que eran muy pequeños, soy una apasionada, y creo que esa pasión de alguna manera se transmite. Hace poco me encontré a una señora y me dijo: Hola Seño,¿Se acuerda de mí? Luego de conversar unos minutos con la joven madre le dije: ¡Claro, yo les daba Matemática! A lo que respondió: Sí, pero lo que más me gustaba de usted, y por lo que la recuerdo siempre, es porque nos leía cuentos! El amor a la lectura también se aprende!!!

Efectivamente hoy en día nos encontramos sumergidos en la era de la tecnología en donde seas adulto, tienes que aplicarte; porque la misma sociedad así te lo está exigiendo; puesto que los niños ya nacen con el chip integrado y es ilógico que uno se quede atras… pero tambien es muy cierto que la cultura con respecto a la lectura se esta escaseando, ya que como lo comenta si tiene una valor, leo; sino, no; sin darnos cuenta que realmente tu bagaje cultural se va enriqueciendo conforme un lee… Considero que lo que debemos de inculcar y fomentar es el interes por la lectura, ya que a partir de los libros conocemos otros mundos, asi como de los periodicos.
ISABEL CRUZ FLORES
UNP SUBSEDE JILOTEPEC
NO. LISTA 11

CONSIDERANDO EL COMENTARIO DEL AUTOR CABE RECALCAR QUE EN LA ACTUALIDAD MEXICO SE ENCUENTRA EN UN PROBLEMA MUY GRAVE CON RESPECTO EN LA LECTURA, YA QUE EN EFECTO AL GOBIERNO CON LA NUEVA REFORMA LO QUE LE INTERESA ES QUE EL NIÑO LEA RAPIDO SIN IMPORTAR QUE REALMENTE EL NIÑO COMPRENDA LO LEIDO… ES POR ELLO QUE LOS DOCENTES TAMBIEN EXIGEN RAPIDEZ, MAS NO COMPRENSION Y EL PROBLEMA ES QUE EN EL EXAMEN EL NIÑO NO ENTIENDE LA PREGUNTA…. PUESTO QUE EL PROBLEMA VIENE DE AÑOS ATRAS….

NATIVIDAD NAVARRETE CADENA
UPN SUBSEDE JILOTEPEC

Es cierto en la actualidad nadie tiene el interés y gusto por leer porque se les hace aburrido, tedioso el cual leer es la mejor arma para crear mentes abiertas ser mas críticos y reflexivos,el cual es muy grave que los docentes vean este tipo de problemas y no agan algo para crear en el niño el interés por leer,el cual a mi me gustaría que tanto alumnos padres de familia y maestros crearan estrategias para implementar el gusto por la lectura y así crear mentes mas abiertas.

Claro que se aprende.
Me ha gustado saber que una profesora de matemáticas es recordada porque leía cuentos a los alumnos.
Estupendo.
Un beso.
MAS

Comentarios a esta entrada no permitidos