Pulgas amaestradas

Si metemos varias pulgas en una pequeña caja de cristal, podremos ver cómo saltan sin cesar contra las paredes y el techo de la caja. Si después de un tiempo las sacamos de su encierro y las dejamos en libertad podremos ver que sólo realizan saltos como los que efectuaban dentro de la caja. Se han acostumbrado a los límites, se han habituado a unos esfuerzos recortados por la experiencia. Los amaestradores han condenado a las pulgas a su pequeño fracaso.

Si metemos varias pulgas en una pequeña caja de cristal, podremos ver cómo saltan sin cesar contra las paredes y el techo de la caja.

Algo parecido nos pasa a los humanos. Cuando nos acostumbramos a unos determinados límites nos sentimos incapaces de superarlos. Ni siquiera lo intentamos. Creemos que lo alcanzado es todo lo que podemos llegar a conseguir. El acostumbrarse al fracaso es una causa de la falta de estímulo. Las pulgas, dentro de la caja, se habitúan a unos saltos minúsculos que acaban por condicionar su futuro comportamiento.

En las metas que vamos proponiéndonos en la vida influyen mucho los logros que hemos alcanzado. Por eso es bueno facilitar la consecución de éxitos. No conviene habituar a los niños y a las niñas al fracaso. También es decisivo lo que los demás esperan de nosotros. Si nadie espera que seamos capaces de conseguir algo significativo, es fácil que no lo alcancemos. Resulta terrible esa condena al fracaso que algunos educadores y algunos padres o madres hacen sobre sus alumnos o hijos. “Tú nunca llegarás a nada”, tú jamás conseguirás algo importante”, “tú eres un inútil”, tú serás un fracasado”… Es fácil que esa persona, si no se rebela contra la profecía, si no la convierte en un reto, acabe siendo, efectivamente, un fracasado. Existen las profecías de autocumplimiento. Éste es su enunciado: “La profecía de un suceso suele convertirse en el suceso de la profecía”. Es así. Sucede incluso en el ámbito sociológico. Si anuncio, por ejemplo, que el próximo fin de semana habrá escasez de combustible en las gasolineras de Málaga, es probable que los conductores se lancen a conseguir provisiones causando una real carestía en ese fin de semana. La profecía del suceso de la escasez se convirtió en la realidad de la escasez.

He visto terribles profecías en las escuelas y en el seno de las familias. Me preocupa mucho que esas actitudes tengan lugar en las aulas porque quienes estamos pagados para ayudar a crecer (educadores, impulsores del crecimiento intelectual y moral) estaríamos utilizando nuestra autoridad para poner sobre los hombros de nuestros alumnos o alumnas una montaña de desaliento.

Algunas veces las profecías van dirigidas a todos los alumnos y alumnas de la clase. “Vuestro grupo nunca conseguirá nada importante”, “vosotros sois demasiado torpes para llegar lejos”, “nunca he visto un grupo tan malo”… A veces, a un grupo pequeño. En ocasiones solamente a un alumno o alumna, que se convierte en el chivo expiatorio de la amargura, del pesimismo o del sadismo del educador. No sé cómo no escarmentamos después de las muchísimas equivocaciones de las que hemos sido protagonistas o testigos. Hay ejemplos célebres. Evaluando la primera prueba de Fred Astaire ante la cámara un ejecutivo de un estudio de cine dijo: “No sabe actuar. No sabe cantar. Ligeramente calvo. Baila un poco”. Qué vergüenza. He oído decir con amargura a muchas personas que hoy están en puestos de relevancia social que tuvieron algunos profesores que les condenaban injusta e imprudentemente al fracaso. Guardan de ellos una triste memoria.

Las chicas suelen ser objeto de profecías (a veces invisibles e impronunciables) de autocumpliento. Por el hecho de ser mujeres se les supone una menor valía, una menor ambición o una menor capacidad de esfuerzo y, en consecuencia, se les marcan unas metas menos ambiciosas, se les plantean como deseables carreras de menor prestigio, dificultad o categoría social.

Los discapacitados son destinatarios también de algunas de estas premoniciones desalentadoras. Si pensamos y les decimos que no aprenderán nada, que nunca serán capaces de tener éxito, acabarán fracasando.

A veces es todo un país quien es objeto de esa profecía maldita. Me ha contado un profesor universitario argentino algo que le pasó cuando visitó España invitado, con otros profesores y periodistas de diversos países, por el señor Fraga, entonces Ministro de Información y Turismo. Ante la pregunta suya de cuándo iba a llegar a España la libertad de prensa, el señor Ministro contestó: “Desengáñese, los españoles no están hechos para vivir en libertad”. Es decir, que pensaban (y nos decían) que no éramos capaces, que no teníamos los genes de la democracia, que necesitábamos mano dura y buenos censores (qué binomio de términos contradictorios). Muchos llegaron a creérselo. Lo oí decir muchas veces: “Los españoles no estamos hechos para la libertad”.

El problema de partida está en los “profetas malditos” o en los “malditos profetas”. Y cobra fuerza cuando el destinatario o destinataria de la profecía acaba creyéndosela. Cuando la hace suya. Porque si se rebela contra ella, si la convierte en un estímulo, si saca de ella el coraje necesario para vengarse de los tristes deseos de su profeta, el problema está solucionado.

La profecías malditas nacen de la torpeza y del desamor de quien las hace. El hermoso libro de Alice Calaprice “Querido profesor Einstein” nos muestra la tierna relación del científico con los niños y las niñas a través de la correspondencia. Se puede comprobar cómo les alienta y anima. Porque los quiere. Él mismo fue un alumno con problemas. Se lo cuenta a Bárbara, una niña de 12 años, que le confiesa sus problemas con las matemáticas: “Me encantó tu amable carta. Hasta el momento no me había planteado ser un héroe, pero puesto que me has designado como tal, ahora siento que sí que lo soy… No te preocupes por tus dificultades en matemáticas: puedo asegurarte que las mías eran aún mayores”. Los alumnos aprenden de aquellos profesores a los que aman.

Hay que acabar con las profecías (y, sobre todo, con las autoprofecías) de cumplimiento. A quien construye cajas para sus prójimos quiero recordarles que están limitando injustamente el desarrollo de forma quizá inconsciente, pero muy real. A quienes son encerrados en ellas quiero decirles que no hay mayor opresión que aquella en la que el oprimido mete en su cabeza los esquemas del opresor.

Una madre desesperada me ha escrito esta mañana: ¿Cómo pueden unos padres que quieren a su hijo sobrellevar esta tortura e intentar protegerle de esta máquina de empequeñecer y anular la creatividad de los seres humano que es la escuela? Tremenda pregunta. Porque esa máquina que corta las alas es la que tiene la tarea de enseñar a volar.

Acabo de leer el libro de Fernando Alberca (décimo primera edición en dos años) que tiene este significativo título: “Todos los niños pueden ser Einstein”. El subtítulo aclara muy bien el contenido: “Un método eficaz para motivar la inteligencia”. Es una invitación a destruir la caja limitadora que constriñe las aspiraciones, recorta las posibilidades y destruye los sueños.

Comparte este artículo:
  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • email
  • Print
  • PDF

Puede participar escribiendo su comentario a esta entrada o bien conectar con RSS y seguir cómodamente las futuras entradas de este Blog.

Comentarios

Excelente y certero el artículo de hoy, maestro. Las profecías de autocumplimiento son en realidad un tipo de creencia limitante, son techos de cristal, que como en elgenial cuento de las pulgas nos ponemos (o nos ponen) y que anulan nuestras potencialidades, y en cierta manera coartan nuestra libertad. Nuestra libertad para aspirar a ser lo que queramos ser.
Como dice la frase que se le atribuye a Henry Ford, “Tanto si crees que puedes como si no, estás en lo cierto”. Las creencias, las expectativas que tengamos condicionan, casi determinan las cosas que nos suceden. No en vano todo es del color del cristal con que se mira.

Si me lo permite me gustaría recomendar un cortometraje que suelo utilizar en clase con mis alumnos, y que trata el tema de las profecías, pero sobre todo de como las expectativas que nos hacemos los padres con respecto a nuestros hijos “condicionan” su futuro. El cortometraje “Sirenito” me parece una verdadera joya educativa, en muchos aspectos.

Saludos maestro.

http://lamariposayelelefante.blogspot.com.es/2012/04/la-importancia-de-las-expectativas.html

Interesante tema el que hoy se plantda en el blog. Porque esas profecías existen. Es terrible la expresión que utiliza la madre: máquina empequeñecedora. La escuela sería como una caja limitante. Para pensar.

El artículo de Miguel Ángel entra de lleno en la psicología de las personas, yo diría del anulador y del anulado. Sociamente se dice,”una menteira dicha mil veces se convierte en una verdad”. La mentira siempre será mentira, pero de tanto repetirse nos confunde y la aceptamos como verdad.
El niño sometido a la nulidad o al desprecio en su familia y la escuela, es prácticamente imposible que salga de ese pozo, como la pulga, excepciones siempre habrá. Si la misión del educador es hacer crecer, sacar lo mejor de uno mismo, debiera evitar lo negativo, lo que hunde y ponderar lo bueno, lo positivo que todo alumno lleva dentro de sí.
A veces no basta decir nada negativo para hundir a una persona, se hunde ella misma. Basta que un alumno siempre se vea el último de la clase, en las notas o en las valoraciones, para crearse él mismo una sensación de nulidad que le costará mucho arrancársela a lo largo de la vida.
Excelente artículo el de M. Ángel para reflexionar.

Querido Maestro!Hoy el artículo nos sirve de reflexión y ejemplo de la influencia negativas que tiene en todos nosotros,los comentarios imprudentes,de algunos personas,que se creen con la autoridad suficiente para hacer apologia terrorista con el uso de sus palabras.
Hay que empezar a sacar y ver de los alumnos lo bueno que tienen y no herir de modo alguno sus sentimientos para alcanzar metas importantes.
Terminaria con una frase: ” Uno crece cuando se impone metas,sin importarle comentarios negativos,cuando da ejemplos sin importarle burlas ni desdenes, cuando cumple con su labor”.
Mi logro es seguir sus comentarios , cumplir con su ejemplo y dar tiempo al tiempo.
Tenga buen día.Saludos cordiales.

[...] Si metemos varias pulgas en una pequeña caja de cristal, podremos ver cómo saltan sin cesar contra las paredes y el techo de la caja. Si después de un tiempo las sacamos de su encierro y las dejamos en libertad podremos ver que sólo realizan saltos como los que efectuaban dentro de la caja. Se han acostumbrado a los límites, se han habituado a unos esfuerzos recortados por la experiencia. Los amaestradores han condenado a las pulgas a su pequeño fracaso.  [...]

Efectos y profecías, y cual mejor para este articulo que la más dada en el mundo educativo, el llamado Efecto Pigmalión donde los alumnos terminan por cumplir las expectativas del profesor (y este de confirmar sus ideas previas).

1º De niño se aprende como funciona el mundo y como se resuelven los problemas.

2º De adulto se interiorizan las formas socioculturales de responder a las circunstancias; y salir de ese marco es difícil, pero no imposible (estos son quienes enseñan después el mismo marco de respuesta)

Romper el marco de respuesta requiere dar respuestas inicialmente descabelladas y que sean tomadas en serio, aunque luego no se lleven a cabo.

Potenciar la creatividad como forma de llegar más allá de donde nos enseñaron.

psicoterapiamalaga.com

[...] Si metemos varias pulgas en una pequeña caja de cristal, podremos ver cómo saltan sin cesar contra las paredes y el techo de la caja. Si después de un tiempo  [...]

Acertada advertencia.
Una cosa es poner límites y otra abrir horizonts. Yo creo que la tarea de la escuela está en lo segundo y no en lo primero.
Hay que pensr mucho sobre la forma de actuar de la institución: no puede limitarse a hacer obedecer y a hacer repetir.

Lamariposayelelefante<.
Gracias por tu aportación.
He visto ese pequeño y sustantivo vídeo titulado Sirenito. Refleja muy bien lo que pretendí plantear en el artículo.
Creo que es muy importante facilitar el desarollo integral de las personas. La institución no debe cortarlo, ni frenarlo, ni doblegarlo. Se ttrata de que aprendan a pensar, no de que piensen como nosotros, de que sean ellos mismos en plenitud, no como nosotros pensamos y queremos.

Es muy inquietante el fenomeno de las pulgas. Ese amaestramiento que condiciona y limita después sus saltos.
Pensar que la escuela sea esa caja de cristal me parece muy preocupante porque se desvirtuaría su misión esencial.
La tarea de la escuela es ayudar a crecer y no precisamente lo contrario.
Las rutinas, las rpeticiones, los silencios, los rituales que se repiten una y otra vez resultan muy nocivos.

Para psicoterapiamalaga:
En efecto, hay que desarrollar la creatividad. Pero mucho me temo que la escuela esté más ocupada de la repeticion que de la creación.
Si vemos, por ejemplo, qué porcentaje de las cuestiones que se plantean en la evauación están encaminadas repetir y que porcentaje están enfocadas a la demanda de opinión propia y creación, veremos que enorme desfase hay entre uno y otro.
Si comprobamos las horas que se dedican a explicar y a enseñar y cuántas a invitar a la creación, a la investigación y a la creatividad veremos que existe una gran diferencia.
En educación no existen los milagros. Es decir, que si se siembra una semilla se recogerá el fruto de esa semilla, no de otra.
Comparto tu tesis, pero me preocupa que no sea confirmada por los hechos.

La anécdota de las pulgas amestradas es fantástica.
Deberíamos pensar en la cuestión todos quienes nos dedicamos a la tarea de la educación.
No basta repetir lo que siempre se ha hecho, sin preguntarse qué repercusiones tiene esa forma de actuar en los alumnos y alumnas.
Hay que pensa y hay que actuar.

Gracias maestro por el comentario. A propósito de cortometrajes, en el post de hoy he utilizado “El encargado” de Sergio Barrejón, otra pequeña joya educativa. Al verlo de nuevo he recordado muchas de las reflexiones en las que artículo tras artículo profundizas. Si tienes un momento échale un ojo. No es lo que dice, es lo que deja en el aire. ¡Sin palabras! Saludos.
http://lamariposayelelefante.blogspot.com.es/2013/02/que-has-aprendido-hoy-martin.html

Amaestrar es lo opuesto a educar. Porque la educación respeta y desarrolla la libertad d elos educandos. No la constriñe, no la limita, no la destruye.
El que amaestra, el que domestica, no cuenta con la libertad del otro.
Lo mismo sucede con el que indoctrina. Cuando se indoctrina, no se respeta la libertad del otro. Los valores que se imponen a la fuerza, dejan de serlo.

Para lamariposayelelefante:
Muy interesante el vídeo que nos has ofrecido.
“El encargado” obliga a pensar.
Gracias.

Prof. Miguel Santos: Sus temas presentan varias realidades que como docentes vivimos en el día a día. Sus pensamientos resultan muy significativos al abordar este tema que se relaciona mucho con la rutinización de las prácticas docentes, lo cual, merece reflexión. Si queremos revertir esta situación , tenemos que creer que todos nuestros alumnos pueden ser Einstein”, pero para ello, no podemos quedarnos con los brazos cruzados.

¿Será la escuela la caja de las pulgas amaestradas? Esa es la pregunta del artículo. Pregunxa que requiere una respuesta rigurosa. No es de recibo decir NO de forma apresurada y sin fundamento.
Hay indicios que resultan inquietantes: tantas rutinas, tantas repeticiones, tantas normas, tantas órdenes…
Las tesis de Robinson sobre la creatividad en la escuela son más que inquietantes.

Gracias profesor por tu magnífico artículo que comparto totalmente desde la experiencia de cuarenta años de maestro. Gracias a los demás por sus aportaciones.
Quiero insistir en Psicoterapiamalaga y apoyar su tesis sobre el “efecto Pigmalión”. Lo importante es aplicarlo pero en sentido positivo. Se consiguen resultados sorprendentes con alumnos etiquetados negativamente de lante de los demás.
Tengo delante un libro que acabo de terminar “Los secretos de la motivación” de Marina. Dice Rosenthal, el inventor del mencionado efecto: Al pasar de curso cambiamos el expediente de uns malos alumnos, sin que sus nuevos profesores lo supieran. A ellos les dijimos que eran los alumnos más brillantes. Al final del curso, en efecto, se habían convertido en alumnos brillantes.
Pues apliquemos “profecias positivas” y veremos cómo cambia el comportamiento de los individuos, hablando siempre del promedio porque hay que reconocer que hay algunos alumnos con conductas muy díficiles de modificar. Pero para eso existe la esperanza, la tarea y después el proyecto. Muchas gracias.

Cuando pensamos que los otros no pueden aprender acaban no aprendiendo.
Eso influye no solo en las formas de actuar del profesor, influye también en las i de los alumnos.esario.
Yo no sé cómo se pueden mantener esas estrategias. Algunos dicen que para estimular, para provocar una reacción favorable. Y creo que eso supone correr un riesgo terrible e innecesario.

La historia de las pulgas ss fantástica. Una lección magnífica para que los educadores pensemos en nuestra tarea cotidiana.
Le tengo mucho miedo a esas limitaciones que lleva consigo un enfoque rutinario, homogeneizador, autoritario yn repetitivo.
Lo de máquina de empequeñecer me parece tremendo. ¡Menuda definición! Y lo malo es que lo dice alguien que lo está viviendo en sus carnes.

Amigo Mateo Olaya:
Conozco el libro de José Antonio y, cómo no, la teoría del efecto Pigmalión.
Comparto contigo la conveniencia de hacer ese tipo de profecías, con tal de que sean creíbles. ¿Cómo no va a ser más estimulante un anuncio positivo que el vaticinio de un desastre?
Es cierto que algunas veces, cuando reciben profecías demoledoras, los alumnos se rebelan, como cuento en el texto “El dedo corazón” que aparece publicado en Mi libro “La pedagogía contra Frankenstein”. Es el homenaje a una alumna que sacó ese dedo ante un vaticinio demoledor.
Yo, por si acaso no llega esa rebelión, soy partidario no hacer ese tipo de profecías que tienden al desaliento.
Gracias tu fidelidad al blog y por tus oportunos comentarios.
Un abrazo.
Miguel A. Santos

Muy interesante el tema planteado y a la vez muy triste, porque lastimosamente es una realidad que se refleja apartir de las familias, que a veces involuntariamente cuestionan a sus hijos creándoles limitaciones que llevarán a lo largo de sus vidas, es nuy difícil de sacar de la mente esas profesías, pero no impòsible,de alguna manera tenemos que lograr que todos nuestros niños tengan una educación motivadora, incluyente que logre el bienestar y desarrollo integral en todos los ámbitos, procuremos revertir esas profesías,gracias.

Comentario de Olga Graciela Lesmo Al autor: Santos Guerra
Sobre la Obra: “Las pulgas amaestradas”
El texto trata sobre los fracasos a que se llegan muchas veces por la falta de estímulos, debido a un acostumbramiento de acciones que se repiten con frecuencia, que en ocasiones actúan solo en límite, sin visión al futuro. Estas dificultades ocurren en todos los ámbitos, en especial en lo educativo, que afecta enormemente en el buen desarrollo de las capacidades intelectuales de los educandos, esta realidad se percibe en nuestro país y se convierte en una costumbre en el aula, en donde existen niños que carecen de estimulaciones necesarias para superar las barreras que obstaculizan el aprendizaje, por tal efecto generalmente estos educandos son tildados de fracasados, sin esperanza a posteriores progreso. La condena muchas veces parte del seno familiar y luego sigue el mismo trato en el aula, generalmente los alumnos de este tipo de ambiente se condenan al fracaso sin ánimo de tener éxito.
Nuestro sistema educativo actual es similar a lo que trata en la obra “Las pulgas amaestradas”, donde los educadores, educandos están limitados injustamente en el desarrollo posterior, existiendo así una estructura central predeterminado, de los cuales los miembros educativos solo cumplen lo requerido de acuerdo como se establece y este tipo de enfoque parte de este estamento central y luego se prosigue en el aula, que a consecuencias de los fracasos nunca se llegan a la superación asertiva en la sociedad.
Ante esta realidad es necesaria establecer nuevas estrategias que ayuden a los alumnos a ser participes de su propio aprendizaje, creando así un ambiente de estimulo y superación.

Es un dilema el tema de las Pulgas amaestradas, ya que la misma condiciona al ser humano en un ser incapaz de reaccionar antes las adversidades que se supone son innatas ante cualquier situación de riesgo a que pueda ser sometido.
En cuanto a la realidad concuerdo, de la vida de hoy y de siempre , en una estructura de masificación que se practica desde el hogar , con las reglas impuestas a seguir, como en la escuela, colegios, universidades y en los trabajos, como así, en la estructura de un gobierno, es aquí donde el ser humano debería demostrar creatividad y conciencia para un cambio de perspectiva racionales hacia un mundo más humano.

Este comentario nos lleva a pensar sobre nuestra practica docente y en la capacidad que tengamos para un nuevo desafío que implica la motivación para innovar constantemente.
No se puede cambiar nada si el cambio no se produce en la persona, seria utopía pensar en ello si seguimos con un pensamiento de cabernicolas, que aceptamos todos los que se nos impone , sin criterio propio, temiendo a los cambios y desafíos, seguiremos siendo como la pulga amaestrada, limitado a saltar más lejos de su entorno.

Realidades que duelen, ya que son las formas mas similares a las prácticas en que estamos inmersos los docentes.
Estructuras que tenemos que ir desechando para un despertar de lo cotidiano, a los nuevos desafíos que implica un mayor imbolucramiento para una mejor practica del labor docente.

Muy interesante el articulo del prof. Miguel Angel Santos Guerra “Las Pulgas Amaestradas”. Todos tenemos la capacidad para triunfar, para ganar o mucho más, pero algunos lo han metido en un “Tarro de Cristal” que les impedia triunfar, que les frenaba y hacia que fracase cada vez que lo intentaba, haciendose daño, somos seres triunfadores y seres a la cual podemos dar nuestro primer gran salto.

Exclente el articulo del prof. Miguel Angel Santos Guerra “Las Pulgas Amaestradas”.No somos pulgas, somos seres humanos, personas, y tenemos el derecho de dar el gran paso, nosotros sabemos mirar alrededor nuestro con lógica y saber cuando nos han retirado el fracaso, cuando podemos dejar de saltar pequeño y podemos tomar fuerzas para saltar muy alto.

El articulo me conmovio profundamente porque trata sobr una realidad tan presente en varias escuelas o colegios de nuestra sociedad,que va pasando de generacion en generacion,en limitar la imaginacion o creatividad del estudiante. La creacion de altas espectativasen los seres humanos crea un estimulo muy fuerte para la creacion y la ruptura de limites que muchas veces nos imponen u otras veces nos creamos nosotros mismos.La formacion de actitudes positivas de superacion personal o colectivo puede lograr la transformacion de la sociedad,que es el anhelo que muchos docentes tenemos,y esta en nuestro alcance accionar desde el lugar que nos toque actuar e ir fomentando en niños y jovenes,la creatividad,la autoestima y los valores fundamentales para el funcionamiento armonico de una comunidad,llegando a ser personas utiles a si mismos y a los demas…

Me parecio muy interesante la publicación de autor ya que la personas tenemos derecho a aprender. Un docente debe desarrollar en sus estudiantes una actitud crítica y reflexiva para que pueda adaptarse en su entorno y resolver situaciones de su medio.
Es necesario transcender el aprendizaje más alla de la cuatros paredes para que esa persona pueda transformar su mentalidad y estar acto para insertarse en la sociedad.

Me parecio muy interesante la publicación de autor ya que la personas tenemos derecho a aprender. Un docente debe desarrollar en sus estudiantes una actitud crítica y reflexiva para que pueda adaptarse en su entorno y resolver situaciones de su medio.
Es necesario transcender el aprendizaje más alla de la cuatros paredes para que esa persona pueda transformar su mentalidad y estar apto para insertarse en la sociedad.

El tema es una realidad que nos afecta a todos principalmente a los educadores qienes nos sentimos comprometidos con la educaci{on, de alguna manera convertimos a nuestros alumnos en pulgas amaestradas por la poca oportunidad que les brindamos, ademas los vemos limitados para desarrollarse como persona,es importante reflexionar cada uno sobre nuestro desempeño en el aula y buscar la manera de tener actitud de cambio para transformar lo negativo en positivo y que nuestros alumnos exploten lo que llevan adentro dandole oportunidad.MI RESPETO PROFESOR.SALUDOS Y EXITOS…

situandonos a nuestras realidades, que vivimos a diario como docentes, muchas veces nos encasillamos a algo y ponemos limites a nuestros alumnos, Debemos analizar profundamente sobre nuestra situacion actual e ir fomentando la creatividad para asi poder llegar a grandes metas.EXITOS EN SU LABOR PROFESOR…

El tema es una realidad que nos afecta a todos principalmente a los educadores quienes de alguna manera convertimos a nuestros alumnos en pulgas amaestradas por la poca participacion que le brindamos, ademas los vemos limitados para desarrollarse como personas, es importante reflexionar cada uno sobre nuestro desempeño en el aula y ver la manera de tener actitud de cambio para transformar lo negativo en positivo y nuestros alumnos exploten lo que llevan adentro, dandole oportunidad.
PROFESOR MI RESPETO PARA USTED, SALUDOS Y EXITOS

La historia de las pulgas amaestradas me pareció interesante porque se ajusta a nuestra realidad que vivimos diariamente en nuestras escuelas.
El tema da para reflexionar en nuestra practica diaria y debemos tratar de revertir la situación creando en nuestros alumnos estímulos para que puedan desarrollar la capacidad de superación.

El artículo es muy interesante, pues son situaciones que se presentan constantemente en nuestra labor educativa. Para revertir esta realidad tendremos que empezar los profesores de la escuela a inducir la innovación y tratar nuevas formas o métodos para dar lugar a un aprendizaje significativo de nuestros alumnos.

Muy interesante el articulo: en sí es una descripción clara de la educación tradicional en la que el docente como transmisor de conocimientos etiquetaba por igual a todos los alumnos como receptores y realizadores pasivos de tareas asignadas. Actualmente debemos propiciar la participación de los educandos,para que de esa forma fluya creatividad, visión crítica y objetiva en los mismos, haciendolos participes, autogestionarios responsables de los conocimientos que van a adquirir.
Me gusto mucho la sgte linea del articulo,”Porque esa máquina que corta las alas es la que tiene la tarea de enseñar”.En mi humilde opinión ser educador implica una profunda vocación de servicio en aras del bien común, que exige asumir un decidido compromiso de promover principios y valores en el educando, en la senda de su formación integral como persona.
EXITOS PROFESOR Y OJALA SIGA ESCRIBIENDO Y PUBLICANDO ARTICULOS COMO ESTE QUE AYUDEN A REFLEXIONAR EN LA ACCION DE EDUCAR…

Esta historia me trae a la mente la educación que teníamos antes, en la que nos limitaban hasta en la manera de escribir, inclusive la mano con el cual debíamos tomar el lápiz. Por todo lo que ya pasamos anteriormente nosotros los educadores debemos tomar de ejemplo lo vivido, AYUDAR a nuestros educandos a pensar y ser dueños de su verdadera educación es un desafío en la actualidad.

Ruth Marlene Mizushira

Estructura de la Fortaleza
Si alguna vez hemos sido golpeados por situaciones como el fracaso, la profecía de la maldición; ya sea por nuestra educación o sistema educativa, si hemos sido victimas en el pasado, por lo que nos ha fijado un limite en la vida y nos ha dejado secuelas emocionales, psicológico, psicosocial, espiritual y ha estropeado nuestro potencial, nuestro desarrollo y por ende nuestro futuro ha sido arruinado a consecuencia de esos maltratos: entonces es el momento de volver a las fortalezas. Las fortalezas es lo que nacen de algunas heridas o dolor no resuelto.
Las fortalezas están establecidas en nuestro sistema de pensamientos.
Las fortalezas son los acuerdos, las resoluciones y propósitos del corazón para generar cambios necesarios para que nuestra vida tome un rumbo diferente del estado en que estábamos. Hay que pelear por nuestro ideal, por nuestros sueños, y hacer realidad nuestra meta.

Los articulos publicados son muy buenos para analizar, y LAS PULGAS AMAESTRADAS es tambien uno de los articulos que refleja la realidad en que estamos “TRABAJANDO”, si el deber/funcion/responsabilidad de los educadores es “ENSEÑAR” para que los educandos tengan las herramientas necesarias para enfrentar el mundo que le rodea, las multiples situaciones en que se deben enfrentar, por eso necesariamente “TODOS” los que formamos parte de una Institucion Educativa debemos reflexionar sobre nuestro actuar y asi mejorar la educacion de cada uno y de los demás por el bien de nuestra SOCIEDAD.

artículo muy interesante, ya que revela una realidad en la que estamos inmersos… ojalá esta lectura nos ayude a reflexionar, y que la reflexión conlleve a la acción de mejora de esta situación, con la colaboración y participación de docentes así también la de los padres y madres, forjen en los niños y jóvenes espíritu de confianza, actitud crítica y creativa…

Muy interesante el tema propuesto.Considero muy válida y certera la acotación hecha de que nuestras expresiones varias veces logran encasillar, tal vez incluso manipular el pensamiento de varias personas y mucho más de aquellas que están a nuestro cargo,sean estos hijos o educandos.
Es tarea difícil pero no imposible mejorar la realidad,confiando en la capacidad de cada una de las personas y alentándoles siempre a salir adelante

No podemos decir que no podemos alcanzar nuestros objetivos o algunas metas trazadas, sin antes intentar y poner el esfuerzo para poder alcanzarlo. No debemos dejar que el desaliento por no conseguir lo propuesto nos desanime, nuestra fuerza interior está en nosotros.
No es bueno condicionar a nadie al fracaso ni hacerle sentir inferio, en nuestras manos, los educadores, está cambiar la mentalidad de nuestros educandos. Lanzando profesías de bien, de prosperidad en cada momento.

Fue muy interesante la lectura, donde nos visualiza el profesor Miguel Santos Guerra nuestra realidad tanto en la vida social como la estudiantil, donde existe condicionamientos a nuestro actuar, poniendo voluntad nada es imposible debemos revertir las profesías que limitan,que imponen una mentalidad retrógrada, debemos como educadores dar profesías que ayuden a brindar oportunidades, esperanzas y logren cambiar la mentalidad de nuestros niños.

Esta muy relacionad el blog analizado con la realidad de muchos de nuestros educandos que aveces le limitamos sus conocimientos no le damos la oportunidad de de explayarse en los cocimientos que ellos mismos traen con sus practicas diarias y eso sucede sobre todo con los compañeros docentes que estanca con un solo titulo y ni siquiera procura de capacitacitarse por el bienestar de los jovenes

Como educadores tenemos que incentivar la inteligencia de los educandos, poner metas elevadas para ayudarles a desarrollar mejor su razonamiento. Esto se puede lograr con métodos que permita a los alumnos participar más en la construcción de su aprendizaje e innovando constantemente, no encerrarse en los métodos tradicionales que prácticamente cierra la posibilidad a los alumnos de desarrollarse, hay que buscar la forma de que nuestros alumnos demuestren sus potencialidades.

Apreciado prof. me facina tu articulo esta muy relacionada con nuestra practica docente muchas veces encontramos limitaciones en nuestra vida de trabajo y sobre todo con los educandos que acuden en las instituciones educativas. En frente a estas situciones debemos trazar objetivos propuestos para salir adelante. EXITOS EN TU LABOR DE SIEMPRE

Muy cierto lo que dice el artículo, lastimosamente no existe coherencia entre los fines y propósitos teóricos de la educación que impone el ministerio y lo que realmente ocurre en la escuela, se pretende formar personas críticas y reflexivas y sin embargo se deja la vida real afuera para aprender de forma artificial adentro, con todas las limitaciones que eso implica

Este articulo es interesante ya que se refiere especificamente a nuestra labor educativa,muchos de nosotros caemos en la rutina y condenamos a los ninos al fracaso, para que esto no ocurra de nuestra buena predisposicion como profesionales y debemos sentirnos capaces de luchar por nuestros ideales, enfrentar las dificultades y por lo tanto convertir las debilidades en fortalezas.
Muchas veces al ponerle sobrenombre a un educando y no nos damos cuenta de que lo estamos ridiculizando en frente a los demas, en lugar de estar motivandolos para elevar su autoestima y valorarse como persona.

Luego de leer el texto de Santos Guerra valoro como fundamental enseñar para la vida, promover que los alumnos tengan un espíritu de superación constante. Tratar de ser mejor cada día en todos los órdenes, auto valorarse y crecer siempre. Evitar instalar una “caja de cristal” que limite las posibilidades de cambiar positivamente a los educandos en su bien personal, para su familia y para la sociedad.
Coincido con el autor en que los seres humanos somos una sociedad que se adapta rápidamente. Cuando nos imponen unos límites, nos amoldamos a ellos y no somos capaces de ir más allá. Somos como las pulgas amaestradas, no podemos traspasar más de lo alcanzado que es lo que pensamos que podemos conseguir.
Siempre me llamó la atención una casita de madera con techo de chapa ubicada de manera precaria al lado de la ruta. Me preguntaba si cuál habrá sido el estímulo de sus habitantes. Qué metas se habrán propuestos, qué estímulos recibieron, si son felices. Al hablar de auto cumplimiento, se menciona lo que con nuestras palabras delimitamos las posibilidades de nuestros alumnos a salir adelante. Decirle que nunca llegará a nada, que es un inútil o fracasado, lo más seguro que le llevará al fracaso al educando. Y este auto cumplimiento también puede afectar a toda una población. Si todos se quejan y se lamentan de una miseria, ese pueblo siempre será miserable.
Los educadores debemos tener mucho cuidado con nuestra actitud, debe ser siempre positiva. El futuro de niños y jóvenes está en nuestras manos. Debemos impulsar siempre el lado positivo de nuestros alumnos y plantear siempre que deben luchar por un ideal, ser mejor cada día y por sobre todo buscar la felicidad.
Muchas veces, las mujeres y los discapacitados son víctimas de los tratos que delimitan sus capacidades y posibilidades. Se les marcan metas menos ambiciosas por supuestas delimitaciones de sus condiciones de ser mujer y tener alguna discapacidad.
No seamos los profetas negativos de nuestros alumnos. Seamos promotores de un espíritu de superación con metas elevadas. Einstein tuvo la humildad para responder cartas y estimular a crecer, tomemos ejemplo de ese gran maestro.
El texto tiene relación con el libro “Puede quien piensa que puede”, de Lauro Trevisan, que propone que solo depende de que pensemos en la meta para llegar a ella. Un docente amigo mío me comentó una vez que a sus alumnos le estimulaba con tres palabras: “Lean, lean, lean”. Años después, una alumna –quien se había recibido de abogada- le llamó y le agradeció por esas palabras. Marcaron su vida y sus deseos se consolidarse como profesional.
Luego de leer el texto, me convenzo mucho más que debemos enseñar con espíritu positivo y estimular el logro de metas alentando a nuestros alumnos. No instalar una caja de cristal de donde no puedan ir más allá.

Considero este articulo muy importante,como profesional no debemos aconstumbrar a nuestros alumnos a limitar su conocimiento, sino ayudar con muchos estimulos,estrategias variadas para no estancarlos y brindar oportunidad a que se sientan capaces de poder superarse cada dia mas.
Los docentes tenemos que estar preparados ante cualquier cambio que surga y propiciar un ambiente favorable de tal manera que los alumnos se sientan a gusto y asi poder llegar a un aprendizaje significativo.

Me parece muy puntual su articulo, a diario vivimos esta situacion en nuestras aulas,vemos como companeros caen en la rutina y estanca el proceso de ensenanza aprendizaje de los alumnos,ya que la motivacion es un factor primordial para la ensenanza.Exitos en tu labor de siempre.

El mensaje de Miguel Santos Guerra me produjo una sensación de felicidad por la posibilidad de que a través de mi enseñanza pueda producir pensamientos positivos en mis alumnos. Creo que debemos evitar ser los profetas malditos de nuestros alumnos, no crearles “la caja de cristal” que les limite sus posibilidades de crecer, de desarrollarse.
Esta situación se puede presentar también de manera colectiva en una población cuando sus integrantes tienen un espíritu de pesimismo. Un grupo que siempre se lamenta de su situación de pobreza y de miseria, y asegura que será imposible cambiar o mejorar, seguirá siendo pobre y miserable.
Santos Guerra promueve la enseñanza con pensamiento positivo. No debemos limitar con nuestras palabras y nuestras actitudes el deseo de superación de los niños y los adolescentes. No podrás, eres un inútil, son unos torpes, son palabras que limitan, que ponen una caja de cristal para los educandos. Solamente aquellos rebeldes podrán salir de esta performance y en señal de venganza sobre salir y llegar a metas superiores.
A partir de la lectura del texto de Santos Guerra me propongo enseñar a mis alumnos para la vida. No instalar para ellos una “cada de cristal”. Porque como humanos, nuestros alumnos son seres adaptables. Los humanos somos una sociedad que se adapta rápidamente. Y nuestros pequeños, con su mente inocente, limpia y sin defensa ante nuestros actos que deben moldearlos, con más razón se adaptarán a nuestras enseñanzas.
Enseñemos para la vida, para que nuestros alumnos y alumnas sean mejores cada día. Por sobre todas las cosas que se propongan una meta y luchen por ellas con todas sus fuerzas. Principalmente que busquen y encuentren la felicidad.

Interesante articulo profesor,se refleja mucho en la realidad educativa de nuestra sociedad actual,muchas veces vemos que colegas estan inmersos en estas clases de practicas tradicionalistas que truncan la creatividad de muchos niños cuando tenemos que ser nosotros los promotores de que los mismos puedan alcanzar y cumplir sus sueños

Prof.Miguel Santos Guerra:como siempre su tema es muy interesante, la pulga amaestrada se constrata en nuestra realidad educativa ,depende de nosotros cambiar esta situacion con un poco de reflexion.
Con esta clase de practica tradicionalista a nuestros alumnos (pulgas ) reprimimos su creatividad,pensamientos e ideas…saludos y exito en su labor

Hermoso artículo que nos enseña mucho, por qué mucho?, porque a partir de la lectura tenemos y debemos mucho que analizar, como madre y a la vez como maestra.
Porque fácilmente utilizamos esta profecía sin darnos cuenta cuánto daño estamos causando a nuestros hijos e hijas y de igual manera a nuestros alumnos también, si en algún momento de ira o nerviosismo lo decimos.
Lo mejor que estaremos haciendo por quienes van creciendo en nuestro entorno es, alentando, animando, motivándole siempre que él o ella también es capaz para salir adelante; y no desear nunca a nadie que viva su vida como si fuese en una caja de cristal, sin tener una visión del futuro, sin poderse trazar metas y mucho menos sin tener a nadie a lado que pueda darle siempre una voz de aliento.

Resulta muy terrible cuando queremos encasillar a nuestros hijos y también hacemos lo mismo con nuestros educandos, no dejamos muchas veces que ellos puedan demostrar su creatividad, habilidad, destreza. Dejemos de condenar injustamente al fracaso a nuestros alumnos e hijos.

Que le suceda a unas pulgas es lo de menos, pero que ocurra entre seres humanos llamados animales racionales es lamentable. Personas que debían velar por el éxito de sus hijos o alumnos son los que se encargan de sus fracasos, convirtiéndose en malditos profetas.
Lastimosamente en nuestro país (Paraguay) hay muchas personas que siguen el régimen dictatorial en muchas escuelas practican todavía el conductismo tratando de encasillar a sus propios alumnos en lugar de posibilitar a que crzcan sus alas para que puedan volar, alcanzar sus metas y ser felices para lo cual Dios nos creó.
Admiro su preocupación por los demás y su forma de enseñar a través de sus artículos en pro de los más desprotegidos.

Hermoso artículo que nos enseña mucho, por qué mucho?, porque a partir de la lectura tenemos y debemos mucho que analizar, como madre y a la vez como maestra.
Porque fácilmente utilizamos esta profecía sin darnos cuenta cuánto daño estamos causando a nuestros hijos e hijas y de igual manera a nuestros alumnos también, si en algún momento de ira o nerviosismo lo decimos.
Lo mejor que estaremos haciendo por quienes van creciendo en nuestro entorno es, alentando, animando, motivándole siempre que él o ella también es capaz para salir adelante; y no desear nunca a nadie que viva su vida como si fuese en una caja de cristal, sin tener una visión del futuro, sin poderse trazar metas y mucho menos sin tener a nadie a lado que pueda darle siempre una voz de aliento.

Que le suceda a unas pulgas es lo de menos, pero que ocurra entre seres humanos llamados animales racionales es lamentable. Personas que debían velar por el éxito de sus hijos o alumnos son los que se encargan de sus fracasos, convirtiéndose en malditos profetas.
Lastimosamente en nuestro país (Paraguay) hay muchas personas que siguen el régimen dictatorial en muchas escuelas practican todavía el conductismo tratando de encasillar a sus propios alumnos en lugar de posibilitar a que crezcan sus alas para que puedan volar, alcanzar sus metas y ser felices para lo cual Dios nos creó.
Admiro su preocupación por los demás y su forma de enseñar a través de sus artículos en pro de los más desprotegidos.

muy buen artículo

Comentarios a esta entrada no permitidos