Sin valores, no hay escuela

He pasado unos días en España para impartir un curso en un master universitario. Tuve la oportunidad de ver, el sábado por la noche, un debate televisivo que trataba de responder a esta cuestión: ¿Aprueba o suspende nuestro sistema educativo? Me sorprende que en esos debates haya periodistas, políticos, escritores, sacerdotes, abogados, sociólogos… y casi nunca especialistas en educación. Algunos contertulios parecían carniceros en un Congreso de Vegetarianos. A mi me gusta que los medios de comunicación se ocupen del sistema educativo no solo cuando hay conflictos, escándalos o problemas sino para analizar lo que sucede, para reflexionar sobre su importancia y para hacer propuestas de mejora.

A mi juicio, la escuela tiene que enseñar a pensar y tiene que enseñar a convivir.

Vuelvo a repetir lo que dije hace unas semanas en este mismo foro: no puede ponerse la educación al servicio de la política sino la política al servicio de la educación. Y eso lo digo no solo para el PP sino para todos los partidos del arco parlamentario. De izquierdas y de derechas.

Me va a permitir el lector que me centre en un aspecto del debate: la asignatura Educación para la ciudadanía. Una de las primeras medidas que ha tomado el Ministerio de Educción de España ha sido la de anunciar que desaparecerá o se modificará la asignatura Educación para la ciudadanía. Ha sido toda una declaración de principios. Sin duda, una concesión al ala más conservadora del partido. Esta asignatura fue objeto de una inusitada campaña emprendida por la derecha española, que quiso ver en ella un intento del gobierno socialista de indoctrinar al alumnado en una determinada ideología.

Las familias más conservadoras del país, espoleadas por algunos medios de comunicación como la cadena de radio COPE, el periódico El Mundo, la cadena de televisión Intereconomía…, pusieron el grito en el cielo y emprendieron una campaña de objeción de conciencia que acabó estrellándose contra una sentencia, a mi juicio razonada y razonable, del Tribunal Supremo. Dijeron los jueces de este alto tribunal que no había indicios de tal sospecha y que no procedía la objeción. De poco ha valido la sentencia. Estas “santas” familias, que han asistido sin rechistar durante décadas al quehacer de una escuela fascista, gritaron con furia porque un gobierno de izquierdas pretendía imponer, a su juicio, su ideología a los niños.

La asignatura, que nace de un mandato de la Unión Europea y que se encuentra en el curriculum de numerosos países, trata de establecer las bases para el aprendizaje de la convivencia en una sociedad democrática. Cuando plantea el matrimonio homosexual no invita a nadie con una persona del mismo sexo sino que dice que en la sociedad en que vivimos hay personas que pueden libremente hacerlo. Cuando trata del divorcio, no insta a nadie a practicarlo sino que se informa de que hay personas que pueden separarse legalmente. Cuando habla del aborto no aconseja realizarlo sino que dice que hay determinados casos en que está permitido llevarlo a la práctica en la sociedad en que vivimos.

Una tertuliana, de cuyo nombre no quiero acordarme, leyó un párrafo (descontextualizado por completo) de un Manual de la asignatura Educación de la Ciudadanía con fines descalificadores. ¡Cómo me hubiera gustado replicarle con la lectura de algunos párrafos de Manuales de formación católica, antiguos y modernos.

Algunas personas que participaban en la tertulia se mostraban muy satisfechas de la decisión del Ministerio argumentando que solamente las familias tienen el cometido de la formación moral de los hijos. A través de este principio, que proclaman con absoluta convicción los padres y madres más indoctrinadores, niegan a la escuela la facultad de educar en valores. Qué disparate. Desde mi perspectiva, no hay escuela sin valores.

A mi juicio, la escuela tiene que enseñar a pensar y tiene que enseñar a convivir. Tiene que enseñar conocimientos y tiene que trabajar para que esos conocimientos no se conviertan en una modo de explotar, dominar y engañar a los demás. No hay conocimiento útil si no nos hace mejores personas. Podemos tener un cuadro consensuado de valores en una sociedad democrática como defiende Adela Cortina en su libro “Ética de la sociedad civil”. Una ética que sirva para creyentes y agnósticos, para blancos y negros, para progres y fachas… Una ética asentada en la justicia, en la libertad, en la solidaridad, en la compasión, en la paz, en la dignidad de los seres humanos… Estoy de acuerdo con la autora cuando dice “En una sociedad democrática, los políticos son elegidos para tomar decisiones políticas, no para tomar decisiones morales, pues eso es cosa de los ciudadanos”.

Philippe Perrenoud escribió hace tiempo un artículo de título impactante: “La escuela no sirve para nada”. Venía a decir que un alto nivel de instrucción tiene poco que ver con el orden de la ética. Y que la tarea de la escuela es dar herramientas para entender el mundo pero, también y, sobre todo, inculcar solidaridad y compasión sin las cuales el mundo no sería habitable. Una escuela sin valores, no es escuela. Si solo nos preocupamos de que las personas sepan muchas cosas podríamos estar consiguiendo que este mundo estuviese dominado por las leyes de la selva, pero más elaboradas. No puedo dejar que se peguen dos chicos en el patio bajo la excusa de que la educación moral es asunto de las familias. No puedo olvidarme de la igualdad de derechos y oportunidades de los niños y de las niñas, diciendo que esas cuestiones son indoctrinadoras,

Lo más curioso es que, cuando llegó el momento de pensar en la enseñanza de la religión en la escuela, quienes se había mostrado contrarios a que en la escuela no deberían enseñarse otras cosas más que matemáticas y geografía, dijeron que era un ámbito magnífico para enseñar los principios de la moral y de la religión católica. A nadie se le debe impedir que se forme en los principios de su religión. Pero eso ha de hacerse, a mi juicio, en las parroquias, en las mezquitas, en las sinagogas…, pero no en las escuelas. ¿Por qué han de dar los agnósticos su dinero para que se forme en religión a los niños y a los jóvenes? ¿Les parecería bien a los creyentes que con su dinero se impartiesen clases de ateísmo?

Creo que en la escuela tiene que haber formación en valores. No formación religiosa, sino ética. Como dice Perrenoud: “La escuela debe desarrollar la solidaridad y el respeto al otro sin los cuales no se puede vivir juntos ni construir un orden mundial equitativo”.

Puede participar escribiendo su comentario a esta entrada o bien conectar con RSS y seguir cómodamente las futuras entradas de este Blog.

Comentarios

Eso es evidente, señor Santos.
Un saludo y, muchas gracias.

Para mi está clarísimo que educar, se educa a la persona, de manera íntegra, por lo tanto es inseparable educación y valores.

También me parece evidente que el primer educador de un niño/a son sus padres y una tarea dentro de este DEBER, es elegir la escuela que se adecua a línea educativa que ellos considera para sus hijos (hablo de modelos educativos, y de valores y de ejes identificativos de la escuela) para poder trabajar coordinadamente entre Escuela y Familia, ya que esto debe ser así ineludiblemente, ya que el pequeño/a está aprendiendo en todo contexto, en todo lugar y todo tipo de conocimientos y valores … como se puede pretender “matemáticas aprendes “en el colegio y a comportarse con los demás en casa” … en el colegio tendrá millones de experiencias que le facilitarán lo segundo y en casa lo primero.

Por desgracia a mí, me lo han truncado las autoridades políticas, cerrando mi escuela y llevando forzosamente a mi hijo a otra. Volem + Escola Olga Xirinacs. Tarragona.

Recientemente traté en un artículo publicado en Diario Jaén el tema de la educación para la ciudadanía desde la óptica de un maestro que la imparte en 5º de primaria.

Al que le interese mi modesta opinión puede leerla en el siguiente enlace:

http://juancamef.blogspot.com/2012/02/educacion-para-la-ciudadania-o.html

Efectivamente, cuando se trata el tema de la educación en los medios de comunicación generalmente opinan personas que no están involucrada directamente en ella por lo que tienen conocimientos sesgados sobre el tema. De la misma forma que no creo que yo pueda aportar una opinión cualificada sobre macroeconomía.

Antes se decía que en este país todos sabíamos de toros y de fútbol, ahora sabemos de todo…

Así nos va…, por sabiondos…

Es todo tan confuso, D Miguel Ángel… Los mismos que propugnaron esa asignatura, Educación para la Ciudadanía, no le hacen ascos a manifestarse el 11M, ante los verdaderos educadores del ciudadano, como son los medios de comunicación, y que eso pueda verse en horario infantil. Será una forma de compasión atea en la que habrá que incidir con más frecuencia. También les dieron premios a notables duquesas, nos metieron sevillanas hasta en la sopa, se visten con botos y zahones de antiguos señoritos, montan caballos jerezanos enjaezados y mangan y roban como el que más. No veo la diferencia salvo que la derecha es fiel a sus ideales y la llamada izquierda, sobre todo izquierda española, no ha predicado con el ejemplo (algo comprensible en los ateos, pues así predicaba Jesús) y sus postulados no se han correspondido con los hechos.

Un saludo.

Coincido con la opinión de Javier Legarreta, en la escuela se debe educar de forma íntegra y por lo tanto no debe existir una disociación entre educación y valores. Pero el trabajo de la escuela debe de estar en consonancia con el de las familias.Las familias deben de entender que hay una educación gratuita, y es la que los padres les pueden inculcar a sus hijos. Deben de enseñar a respetar, a no destrozar, a no mentir, a no robar, a ser responsables, esforzados, solidarios, a no ser violentos y a no dejarse manipular. Es muy bueno luchar por una educación de calidad, pero la educación de calidad comienza en el hogar.
A partir de ahí, en la escuela se podrán dar alternativas y posibilidades para que el alumno/a vaya creando su propia personalidad basándose en una serie de valores, con el objetivo de convertirse en personas cívicas, críticas, tolerantes, solidarias. La escuela y las familias deben de ir de la mano y respaldarse mutuamente. Un saludo. Gracias Profesor Santos, como siempre un gran artículo.

De acuerdo con el autor en dos ideas básicas:

Primera: La escuel estar al margen de la esfera de los valores.
Segunda: La religión (o las religiones) deben ser enseñadas en las iglesias, en las sinagogas…, o en las familias, pero no en la escuela.

Bueno, también está la Ley del Menor, muy relacionada con los problemas familiares o de educación, cuyo resultado, hasta la fecha, ha sido una abrumadora mayoría de padres y profesores perdedores ante la ley y ante la clara falta de autoridad, impensable en otros países de nuestro entorno occidental, donde la autoridad del profesor jamás fue cuestionada por ninguna ley.¿No habrá que redefinir entonces el sistema educativo en su totalidad o seguiremos así hasta llegar al ápice de la cucaña..? Esas trazas llevamos.

Estoy de acuerdo en que la religión debe salir del curriculum escolar. Es respetable que se de religión católica pero fuera de el horario lectivo.
Lo que no tengo muy claro es si es necesaria una asignatura para la ciudadanía o simplemente tratar esos valores de manera transversal en todas las áreas. Creo que un buen maestro no necesita un área específica para transmitir ciertos valores, sino que en cada gesto, en cada actuación que tiene con sus alumnos y alumnas debe ser un modelo de valores . . .
Además he de decir, que por lo que conozco en la mayor parte de centros, la educación a la ciudadanía ha pasado de soslayo entre los maestros y por ende entre los alumnos . . . Creo que el gremio en general no ha creído en ella, independientemente de la ideología política de cada docente.
No se, no se, . . . por otro lado, pienso que todo lo que sea enseñar valores es bueno, y más en una sociedad tan falta de ellos como es la nuestra.

Con ser negativa, a mi juicio, la impartición de clases de religión en la escuela, es más sangrtante el hecho de que sea el obispado quien elige y despide a los profesores y el Estado quien los paga. Así, hemos tenido que pagar entre todos el despido improcedente de una profesora de religión que se había casado con un divorciado. ¿Qué moral es ésta?

Si se es profesor y se ha escogido el impartir la religión católica, lo lógico es atenerse a sus normas. Lo contrario sí sería predicar con doble moral. Al menos no la han lapidado – cosa que sí llevan a cabo ciertos sectores religiosos, enemigos acérrimos de la democracia – y le han dado cancha en los medios, ah, los medios, para que nos cuente sus verdades. Tampoco a mí me parece bien que a los llamados sindicatos de clase se les subvencione con dinero de todos los españoles y por otro lado posean multitud de negocios. Estoy de acuerdo en que tanto el sector religioso como el sindicalista se mantengan con las cuotas de sus respectivos afiliados más las voluntarias.

Nunca leì a Philippe Perrenoud, pero yo siempre digo lo mismo… Bueno, no es tan así que no sirva para nada… No sirve cuando responde a políticas de turno que se esmeran en que las personas no piensen porque así es más fácil controlar a los pueblos. A un pueblo que piensa no se le puede mentir. La escuela sirve para el encuentro. Para la amistad y la convivencia pacífica. Para que los niños y niñas y jóvenes pasen menos horas frente a las computadoras o en la calle… Pero tiene que enseñar a pensar.
Creo que en lugar de discutir si enseñanza religiosa o no, sería muy bueno analizar los valores de cada religión y sería increible ver cuantos puntos de contacto hay.
Con la comunicación y la tecnología, el mundo se ha convertido en una aldea. Y entonces se hace imprescindible valores universales para vivir en paz y armonía y ser felices, que es sin duda a lo que todos los habitantes de este pequeño planeta aspiran.
No le compete solo a la escuela la enseñanza de valores. ¿Acaso no se habla de comunidad educativa? Y en ella toda la sociedad queda involucrada.
Decían los hippies por los 60: “Hagamos el amor y no la guerra” El día que las sociedades puedan implementar este lema, ese día se habrá logrado un mundo mejor.

Yo estoy totalmente de acuerdo en lo que dice Miguel Ángel y estoy de acuerdo porque pienso lo mismo en todos los temas que trata. Lo que más me extraña es que los que más han puesto y ponen el grito en el cielo en contra de la Educación para la Ciudadanía sean los que han callado como muertos no criticando el adoctrinamiento que hemos sufrido durante muchos años de tipo religioso y de todo tipo.
Lo que expone Miguel Ángel está lleno de respeto para todos, sea su ideología la que sea. Las cadenas de TV. que nombra y prensa para mí son indigeribles, por eso casi nunca las veo o leo. Me gusta Radio Nacional, la Ser, no las considero tendenciosas.
Sin más consideraciones, estoy también de acuerdo con las ideas de los contertulios, menos con Quim, a quien también respeto.
Saludos.

Sin formación y sin experiencia no se es competente para hablar de ESCUELA.No se puede evaluar con ojos que no estén formados.
He sido-soy- una maestra con mucha práctica en el primer ciclo de Primaria y era muy consciente de que continuamente, por inmersión, estaba desarrollando la competencia de Educación para la Ciudadanía sin necesidad de libros de texto, simplemente por los valores que se desprendían de mi metodología, de la mirada como desarrollaba el proceso de enseñanza-aprendizaje: Un enfoque comunicativo de enseñanza donde TODOS son valorados porque se ponen en práctica los principios de diversidad que hacen que todos nos sintamos felices y con ganas de mejorar en el plano curricular y afectivo.

Muchas gracias, sr Joaquín, por ese respeto, que le saca un poco también de su pedaleo “a piñón fijo”. De cualquier manera, pienso yo,el asunto religioso, antes que intentar derribarlo a toda costa, hay que respetarlo también como todo lo demás, pues alguna gente puede pensar que los acosadores lo único que pretenden es ocupar el lugar del otro, con un cierto tufo revanchista cuando se habla de España ¿No es mejor dejar que el factor religioso caiga, como cayó la URSS, a plomo y arrastrando tras sí toda su pesada maquinaria burocrático – funcionarial…? Lo contrario, históricamente, siempre tuvo el efecto menos deseado y ahí está Putin en procesión, junto al palio, a la diestra del Gran Patriarca. Respeto, sí, pero para todo y para todos. Nunca miedo.

Quim, si me ves de “piñón fijo”,¿pues que quieres que te diga? para ti soy así. Esa idea se atribuye a la parsona incapaz de comprender otros puntos de vista. En ese sentido te diré que hay tantos puntos de vista como personas, pues todos somos diversos,aunque coincidamos en más o en menos con los puntos de vista de otros.
En el aspecto religioso pienso en su tratamiento con lo que dice Miguel Ángel. Personalmente soy creyente en Jesucristo y en su Iglesia, que para mí no es la de Roma, sino la unión de todos los que esparcen amor por el mundo, sean de la fe que sea o no fe, por aquello que dijo Jesucristo: “No todo el que dice Señor, Señor entrará en el reino de los cielos sino el que hace la voluntad de mi Padre.” A mi modo de ver, los púlpitos están de sobra, sabemos leer, basta comprar los evangelios y leerlos y cada cual saque sus propias conclusiones y, desde luego, estoy totalmente de acuerdo en no enseñar ninguna religión en las escuelas. Cada uno busque a Dios por donde quiera, no por donde q

No veo a Joaquín pedaleando “a piñon fijo”. Tu postura, Quim, me parece más cerrada o obstinada que Sostener que no haya clase de religión en las escuelas (costeadas con dinero público) no es faltar a respeto a nadie, sino pedir respeto a los contribuyentes. Y, como se dice en el artículo, las personas que desean formación religiosa tienen donde obtenerla.
Dar dinero a los sindicatos es defender los derechos de los trabajores (otra cosa es cómo se utiliza o cómo actúan los sindicalistas). Me sorprende que no te parezca bien esa finalidad.

A mí, por el contrario no me sorprende nada, Luisa, tratándose de España y los bandazos que se pegan a diestro y siniestro, donde la palabra fascista o comunista aflora a la primera de cambio, en presencia de niños en edad escolar o de adultos. Da igual si se tienen estudios o no. Esto, supongo, forma parte de alguna jugosa asignatura perdida por ahí, a la que se exprime en demasía. En definitiva, buenos para el guerracivilismo. Estoy más bien con los alemanes,nuestros mentores, los primeros, por eso están donde están, el lugar donde quisieran estar los demás. Por lo mismo, sus sindicatos son los mejores y más fuertes de Europa. Lógicamente,desde siempre, se mantienen con el dinero de las cuotas de sus afiliados. Las subvenciones deben ser para quienes realmente las necesiten y los nuestros van de sobrados desde hace demasiados años. Tanto que, según el “bueno” de Zapatero, éramos ya la chiquicienta potencia, junto a Alemania y otras yerbas. Disparando a mansalva con pólvora de rey, que es igual a pólvora ajena, claro está.

Art, 27.3 Constitución
Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Señor Santos Guerra: si el 80% de padres en primaria y el 70% en secundaria deciden elegir LIBREMENTE religión Católica están en su derecho. Y será por que piensan que es la moral que defiende el catolicismo la que quieren para sus hijos en la escuela y no la que a usted o el gobierno de turno le guste.
EPC, tal y como la implantó el PSOE era una asignatura adoctrinadora en los principios socialistas y si usted no lo ve… vaya al oculista, machote.

Yo creo, señor o señora Palín, que quien tiene que ir al oculista es usted. PORQUE EL TRIBUNAL SUPREMO tampoco vio eso que usted y ya sabemos quiénes más ven tan claro.
Esos que no admiten “determinados valores” en la escuela porque la edución moral es competencia de la familia, pero que exigen que el dinero público se emplee en que sus hijos reciban la educación que ellos desean.
La Constitución (como utiliza usted la ley cuando le interesa o lo que le interesa de la ley) dice muchas otras cosas. Entre otras que nuestro Estado es aconfesional.
Hay otras leyes también democráticas, pero si nos les gustan, tratan de objetarlas. Si les interesan, no hay nada más respetable que esa ley.
Garantizar la libertad para que ustedes eduquen a sus hijos, deben tenerla al cien por cien. Llévenlos a las parroquias. No pretendan imponer su moral a los demás, porque no es la única. Y muchas veces se ha mostrado muy alejada de la ética, como cuando quemaban a los herejes o bendecían las armas.
Si el 95 por ciento de la gente quisiese algo, porque sean muchos no significa que tengan razón y que haya que hacer lo que ellos quieran. Anda, que no defienden ustedes los derechos de las minorías cuando les interesa.

Bueno, amigo Palín Palín, ¿y si los padres tuvieran una “filosofía terrorista”? ¿Hasta qué mímites hay que tener profesores disponibles para cumplir esa exigencia de la Constitución? ¿Habría que tener profesores de islamismo, de judaismo, de budismo…? Bueno, a usted solo le importa lo suyo. Y ya está solucionado.

No me gustaría incidir negativamente con el tema religioso, pero los ateos o laicos no están libres de pecado. La famosa alcaldesa socialista de Ciempozuelos se mofó del Holocausto, precisamente en la celebración del aniversario que masacró millones de personas en manos de los nazis (de entre ellas miles de españoles defensores, ironías de la vida, de la República)mientras el presidente Zapatero se tocaba con la kufya islamista – la misma de los terroristas del 11M – y su ministro Montilla cerrababa negocios petroleros en Zaragoza, entre trescientas empresas del ramo, iraníes y españolas, no importando mucho entonces las palabras del presidente iraní, el nazislamista Ahmadineyad, relativas a la pronta desaparición de los israelitas, unos ocho millones, de la faz de la tierra, ayudándose de la energía nuclear. Lo peor: que puede pasar pronto pero al contrario. Yo me pregunto dónde estaba la ética entonces.

Seguramente y a cuento de la religión laico – atea de que se ufana el socialismo español, el problema de la ética queda resuelto con el comportamiento de la alcaldesa socialista de Ciempozuelos, en enero de 2007,cuando se mofó del Holocausto – donde los nazis, ayudados por tres divisiones de islamistas, asesinaron en Europa y otras partes del mundo a varios millones de personas desarmadas, de entre ellas varios miles de españoles afectos a la causa de la República- al mismo tiempo que Zapatero se tocaba el cuello con la kufya islamista ante los medios, como solidarizándose con los que volaron los trenes en Madrid el 11M. Y al mismo tiempo, curiosa coincidencia, que el ministro socialista Montilla patrocinaba la gran cumbre de Zaragoza, donde trescientas empresas del ramo energético-petrolero, españolas e iraníes, firmaban acuerdos que convertirían a Irán en la gran plataforma –lanzadera de referencia española en Oriente (palabras de Montilla).

Nada más, solo recordar que , ¡de nuevo!, al mismo tiempo, el presidente de Irán, el misógino Ahmadineyad, lanzaba su amenaza de muerte sobre todo el pueblo israelita, varios millones de personas, ayudándose de la energía nuclear. Nobleza y ética (no quiero ser malpensado) obligaban a callar a la cúpula de un gobierno español, pagado de sí mismo y de su laicismo. Pero también de su iniquidad y escrito quedó en la Biblia (ya que nombran a Jesús algunos)

“¡Ay de los inicuos….

….No les quedará más remedio
que humillarse entre los cautivos
o morir entre los masacrados.
A pesar de todo esto,
la ira de Dios no se ha aplacado;
¡su mano aún sigue extendida!”

En fin, el que tenga oídos, oiga y gire su cabeza hacia Oriente Medio, justo en estos días.

Pretender descalificar la ideología, o la moral, o la ideología de izquierdas, o socialista (como quieras llamarla) por lo que haga o diga una alcaldesa es tan ridículo como pretender descalificar la moral católica por lo que haga un cura pederasta. Hay que ser más serios.

Y tanto. Solo hay que ver los informes PISA y el lugar tan serio que, gracias a esta progresía, ocupa España en Europa. No digo ya en el mundo. ¿Le suena a alguien el lema de la izquierda laica española, llámese PSOE, el de la Educación para la Ciudadanía, antes de que sus votantes nos metieran de lleno en la OTAN? ¿NO? “VOTA OTAN, VOTA PROGRESO”. Supongo que, igualmente,este aserto será transcrito y articulado en la famosa asignatura, para gloria de futuras generaciones. Tienen derecho a saber de dónde venimos, que luego pasa lo que pasa, que nos lo echan en cara.

Para ser serio, no basta con querer, además hay que poder. Y es ahí donde tengo mis serias dudas sobre esta persona.

Los progres son como dices y los fachas son como son. Pero qué seriedad, qué argumentación. Antes de gobernar el PSOE estábamos los primeros en el mundo y, claro, vinieron los progres y lo estroperon todo, vino la LOGSE y se acabó el esfuerzo y la exigencia y la autoridad del profesor… No hacéis más que repetir tópicos. Sin un dato. Porque este país ha hecho unos progresos desde la dictadura que ya los quisieran para sí otros países: se ha reducido el analfabetismo, se ha escolarizado toda la población, se ha aumentado la edad de la escolaridad obligatoria… Y, para hacer referencia a PISA (eso que tanto admiras): ¿SABES EL LUGAR QUE OCUPA ESPAÑA EN EQUIDAD DEL SISTEMA EDUCATIVO? Igual ese dato no te importa, pero le importa mucho a la gente que no estaría en la educación sin el dinero público.

¿Tópicos, con casi la mitad de los chavales abandonando los estudios sin acabar ni la ESO y unas cifras de fracaso escolar que asombran al mundo civilizado…? ¿de qué país me habla usted, Luisa? ¿realmente se refiere a España…? Con diez o doce millones de pobres de solemnidad y los comedores sociales que no dan abasto para tanta boca hambrienta y me habla vd de progreso??? Treinta años de poder omnímodo socialista, prácticamente el tiempo que estuvo Franco, se habrán hecho cosas, ya faltaría… ( por cierto, ¿que hubiera sido de esta gente moderna y progre sin el pretexto de Franco para cubrir sus miserias….?) con la diferencia que los llamados progresistas han estado recibiendo ayudas y subvenciones de la CE a espuertas durante decenios y muchísimos adalides del progreso se han enriquecido, a costa de empobrecer a su pueblo. Y ahora, vaya hombre, se me ponen cursis y niegan la evidencia. Lógicamente, han perdido las elecciones por abrumadora mayoría y están a punto de desaparecer por méritos propios. El pueblo será tonto, pero fíate tú de semejante ganao.

Pues sí, después de todo ese tiempo de vacas gordas (para ellos y ellas, socis de pro) resulta que todavía tenemos un millón de analfabetos contabilizados en este país (según informes del año 2011) sin incluir los millones de “analfabetos funcionales”, producto de las excelencias de nuestro sistema educativo, ni los que se producirán durante el presente curso, que entonces serán muchos más. Eso sin meter los cinco millones de parados y paradas o la Ley del Menor y otras progresías, que nos sitúan en los puestos de Champions, como dijo Zapatero un par de días antes de hundirnos en la crisis. Desde luego, hay que ser cínico y embustero. Menos mal que ya les queda muy poco territorio – tan poco como tiempo en el poder andaluz – donde seguir vertiendo sus escabrosas mentiras. No más moral de los esclavos ni votos cautivos.

Tiene gracia: VOTA OTAN, VOTA PROGRESO y por otro lado se ponen a quemar juguetes bélicos para que los niños vean lo buenos y santos que son. No a la guerra, eso. Educación para la Ciudadanía le llaman, serán fariseos. Seriedad, señores, incluido el sr Ricardo. Seriedad y menos mentiras, que ya os vale. Así está el patio, que no lo toma ni un F-15.

Se supone que en este blog escriben personas relacionadas con el mundo educativo, pues den ejemplo de RESPETO, TOLERANCIA, CONVIVENCIA,…

Estos valores se incluyen en la Constitución. Esta es la Ley a la que hacemos mención cuando nos interesa,claro… La Biblia debe incluir estos valores igualmente, supongo que el Corán también y la mayoría de los textos sagrados de cada una de las religiones. Pues aplíquese sea cual sea la condición de cada uno.

Usted lo ha dicho, Juan Carlos y en eso todos -creo – estamos de acuerdo: dar ejemplo de RESPETO, TOLERANCIA y CONVIVENCIA. Si considera vd que alguien no cumple con estos cometidos, podemos releer todas las colaboraciones y analizar minuciosamente palabras y contextos vertidas en ellas, desde D Miguel Ángel hasta aquí mismo. El derecho de réplica también existe en democracia y por lo tanto, en lo que a mí toca, nada que alegar. Un saludo

Efectivamente, hay que respetarse. Pero no significa que no se pueda discrepar, rebatir o argumentar contra otras opiniones.
Creo que la crítica es negativa no cuando es contundente sino cuando es superficial y falta de argumentos.
Se puede discrepar de las ideas y respetar a las personas que las tienen.
Esos son aprendizajes de la escuela que nos preparan para la vida ciudadana.

La materia de Educación para la ciudadania,sobre todo en los IES, es la materia que la imparte el que debe rellenar horario con “cualquier cosa”. El alumnado la concibe como el “rollo ése” donde ven películas y el docente, en un esfuerzo por crear debate, acaba hablando solo. Naturalmente, todos obtienen sobresaliente en la misma. Lo que quiero decir es que la diferencia entre que esta materia forme parte del curriclum o no es inexistente. El sentido de su existencia hay que buscarlo en un adoctrinamiento de los escolares, de claro matiz ideologico.

Estudio psicopedagogia, por más que sé que me voy a morir de hambre con estos estudios, profesionalmente hablando. Pero esto es otro tema.Como estudiante, la dichosa EPC es desde mi experiencia y de centenares de estudiantes que conozco, un truño, perdón por la expresión. Creo que esta materia solo sirve para alimentar más el debate político. Pero nada más. Que la eliminen y sus horas se utilicen para matemáticas y lengua extranjera.

Yo por mi parte pienso que, tanto la EPC como otros asuntos de gran calado social (leyes) que afectan al conjunto de los ciudadanos, deben ser sometidos a referéndum y que sea siempre el pueblo de España el que tenga la última palabra.

Cuando una asignatura, sea cual fuere, resulta un tostón para los alumnos, creo que el docente deja mucho que desear. ¿Acaso la física o la química o el latín o el griego son asignaturas, a priori, interesantes para el alumnado? No para la mayoría. Sin embargo el buen docente, se supone, tratará de hacer un área lo más atractiva y motivante posible.

Yo imparto Educación para la ciudadanía y efectivamente, completo horario, pero sin embargo me lo tomo con toma seriedad. Y cuando debatimos no me quedo sólo hablando. Quizás eso ocurra cuando normalmente los alumnos no están acostumbrados a hablar en clase. Mis alumnos participan activamente y tengo que moderar las múltiples intervenciones. Hasta ahora no creo haber tocado ningún tema en el que pueda adoctrinar, porque son los alumnos, en base a sus experiencias los que valoran las múltiples perspectivas que se puedan dar ante una misma situación. Y yo trato de que siempre, desde la discrepancia, se respete, se tolere y se conviva.

Esta área permite formar en valores, y todas las normativas educativas en vigor hablan de un tratamiento trasversal de la educación en valores en todas las áreas, además en cada bloque de contenidos de cada área, al menos en primaria, se incluyen de carácter actitudinal. Es decir tratamos valores, o al menos debiéramos hacerlo de forma preceptiva, sin embargo nadie se queja.

No seamos más papistas que el papa. Con una hora semanal y sólo durante un curso en la etapa de primaria y otro en Secundaria, no creo que se adoctrine a nadie. Es más fácil adoctrinar, si eso es lo que se pretende, desde otras áreas curriculares que disponen de más tiempo.

Con todo respeto y no pretendí ofender a nadie en mi intervención anterior.

Un saludo.

Juancho:
Veo en tu planteamiento una gran contradicción. O sea que el que exista o no es indeferente pero, a la vez, sirve para indoctrinar. Si no vale para nada, no vale para nada.
Pero yo creo que sí vale. Y estoy seguro que en manos de algunos profesores será una asignatura apasionante. Lee el comentario de Juan Carlos Muñoz y dime si crees que exsa asginatura no vale para nada.
Me sorprende que un psicopedagogo como Pepe Rico diga que más matemáticas y menos EPC. Si una persona sabe mucho y empleo el conocimiento para destruir a los demás, ¿para qué tanto conocimiento?

Los niños y niñas de España tienen derecho a ser felices y también a saber algo del mundo que les rodea, para que después, en llegando a la plenitud del conocimiento con la mayoría de edad, no les abrumen con “verdades” de historias pasadas Y no es mal día hoy, 8 de marzo, para recordar que en el estado islámico de Irán, principal socio español de la Alianza de Civilizaciones, propugnada en su día, no hace tanto tiempo, por el ex presidente (por muchos años) Zapatero, se sigue aplicando el Islam redentor, esclavizando, lapidando, violando y maltratando a las mujeres, sin que ello haya sido óbice para que se sigan firmando acuerdos derivados del negocio de ese petróleo que nos hace tan felices en España. Aunque también superamos en contaminación ambiental – en algo teníamos que ser los primeros, no solo en paro – a toda la CE. En definitiva, tienen derecho a SABER

Pocas personas he visto más sectarias, Quim.
O sea, que a ti te parece mal que haya una Alianza de Civilizaciones. Quizá sea mejor una guerra de civilizaciones… O ir a una guerra con mentiras tan flagrantes. Claro, que algo que propuso Zapatero para ti no podía ser bueno. En los gobiernos del PP ya se vio que se rompían relaciones con el Islam. Qué demagogo eres.
Cuando quieras te digo unas cuantas cosas más que podrían SABER los escolares.
Del paro, te diré solo que Zapatero heredó 2 millones y medio de parados. Y la crisis mundial algo habrá influido en el resto. Ya ves que la derecha está diciendo que crecerá el paro.
Y te recuerdo que España tiene un sistema educativo que es el más solidario de los evaluados por PISA.
Te voy a decir una última cosa: no te replicaré ni una sola vez más. Piensa lo que te parezca. Me sé tu catecismo de memoria.

Muchas gracias, Luisa, por lo de sectario y demagogo y por dejarme pensar. No esperaba menos. Sin embargo y pese al riesgo que pudiera correr de verme lapidado en España, añadir que hace poco tiempo, siendo Secretario General de la OTAN el socialista Javier Solana y cumpliendo órdenes suyas, se bombardearon civiles en Serbia, muriendo varios miles de ellos, entre mujeres, niños, ancianos…Al no haber petróleo – pienso yo, si me dejas, – de por medio, el socialismo español y sus pancarteros subvencionados con el dinero de todos y todas, no movió un solo músculo ni salieron a tomar las calles de España. En fin, parece que en Afganistán, lugar preferido de Zapatero, son muchas más las víctimas civiles que se producen y tampoco se mueve ningún subvencionado. ¿Quién se va a oponer al famoso lema VOTA OTAN, VOTA PROGRESO de los socialistas españoles…? Pues yo mismo y que se sepa. Alto y claro.

Dice la máxima de una vieja fábula literaria que “Cuando en las obras del sabio no se encuentran defectos, contra la persona cargos suelen hacer los NECIOS”. Yo no me tengo por sabio, líbreme cualquier Dios. Pero tampoco tengo a Luisa por necia. En fin, esto habrá que explicarlo en clase de Ética y que se tenga constancia. No son de extrañar, pues, los recelos que levanta la asignatura EPC. A saber en quiénes se confían los hijos.

Luisa Ramírez, estoy de acuerdo contigo. Quim, yo diría que el Sr. Zapatero te he sometido a tortura (y salgo a tu paso, pues dirás no sólo a tortura a mí, sino a más de cinco millones de españoles) Hablas del Islam como si sus principios no fueran buenos como el de todas las religiones que mal aplicadas o entendidas producen cosas que bien dices, como la católica, que ha llevado bajo palio a dictadores causantes de más de medio millón de muertos, o de los muchos lanzados a la hoguera por no aceptar sus principios, etc Todas las religiones tienen mucho de que arrepentirse y mucho de que enorgullecerse. Por lo visto en el islamismo se lapidan a mujeres. Cierto, aunque no creo que a muchas, pero más se envían a la silla eléctrica en Estados Unidos y a más fusilan en China y mira negociamos con ellos. ¿Por qué somos tan sectarios?
En cuanto Educación para la Ciudadanía, ya me gusta el nombre. Muchos decís que adoctrina, ¿pero en qué adoctrina? Los que si adoctrinan son todas las religiones. O es que se dice adoctrinar el decir que hay hombres que se sienten homosexuales y que hay que respetar esa tendencia, o que hay muchas religiones y hay que respetarlas a todas (y digo yo, no enviarlos a la hoguera) ¿Acaso nos dice que los principios socialistas son los buenos y los populares son los malos? Eso si sería adoctrinar. Por favor, los que estáis más enterados, decidme en qué adosctrina.
Yo creo que la política se rige por la ley del más fuerte. Ejemplo, Irán, al que pronto machacarán, porque según dicen, quiere tener una bomba atómica, aunque él dice lo contrario, pero resulta que Israel tiene unas cuantas y nadie ha dicho ni pio. Como persona no lo acepto. La política sigue otros caminos: la ley del más fuerte entre otros.
Zapatero no creo que hiciera todo tan mal. Los primeros cuatro años, como a Aznar, le tocó apacentar las vacas gordas y todos contentos, cuando vinieron las flacas, todos el grito en el cielo. ¿De verdad creéis que él es el culpable de todo? En fin, como por ahí se ha hablado de oculistas no estaría mal que pasaramos por ellos para que nos dieran las gafas de la ecuanimidad.
Saludos a todos en estos tiempos que se nos prometen difíciles.

Si en España no existiesen tantos Quimes, esto sería Alemania con clima mediterráneo; pero por el contrario, así nos va.

Eso le ha quedado bien a vd, Holden. Vivir como en Alemania pero sin Alemania. Que trabajen ellos y nosotros a la barra del bar. O mejor, que inventen ellos, recordando a Unamuno. ¿No será que, al fin y a la postre, la cultura árabe era eso para vds? No sé, no sé. En los bares españoles se escucha frecuentemente lo bien que dominan los moros a las mujeres y claro, puestos a elegir, que trabajen los alemanes. Muy sutil lo suyo, Holden.

Pues nada, si vd, sr Joaquín Álvarez, está tan convencido de que pronto el jefe de su OTAN, EE.UU más Israel machacarán a Irán, principal aliado del zapaterismo oficial, supongo que España no dejará a su amigo en la estacada. Al menos Franco envió un cargamento de armas en 1948 con destino a Egipto, para ayudar a los nazis del Islam, una vez acabado, muerto y sepultado Hitler en Europa, su principal aliado en Oriente Medio. De todos modos, esta vez la mejor defensa del pueblo israelita, para evitar su inacabado exterminio, será disponer de un buen ataque. Como el Barça, en términos futboleros.

En los últimos años, México ha olvidado la importancia que tiene el invertir dinero en los programas de educación; esto causa como respuesta una educación mediocre, que apenas cumple con los requisitos mínimos que el mismo gobierno y la secretaría de educación publica establecen. Por esta misma razón, los estudiantes no sienten la necesidad de esforzarse pues no habrán consecuencias grabes al no hacerlo. Para solucionar este problema, es necesario comenzar de la raíz,lo que es la afta de valores en las generaciones jóvenes, que necesitan aprender a valorar la educación, el trabajo y la vida. Para lograr una educación completa, es necesario ligarla con los valores para así llegar a ofrecer una educación completa en México.

Comentarios a esta entrada no permitidos